Hoteles en Praga 

Ciudad de leyendas medievales, antiguo hogar de Kafka y sede de gran acervo cultural e histórico; Praga merece ser visitada al menos una vez en la vida. Está ubicada en pleno corazón de Europa y quien la visita siente que ha viajado en el tiempo pues construcciones de todos los estilos arquitectónicos inundan sus angostas y pintorescas callejuelas. Lo ideal es pasar 3 días completos allí; y si bien pueden parecer pocos, hay que saber que las principales atracciones se encuentran próximas entre sí, por lo que el recorrido se puede hacer fácilmente a pie.

Declarado Patrimonio de la Humanidad, el casco histórico, situado en la Ciudad Vieja (o Stare Mesto), alberga algunas de las edificaciones más antiguas y hermosas de Praga. Pero no son las únicas reliquias. Cruzando el Río Moldava por el Puente Carlos, el puente más viejo de la ciudad, y pasando por la Ciudad Pequeña, se puede llegar al Castillo de Praga, una gigantesca construcción del siglo IX que nos sumerge en una atmósfera de ensueño. 



Además de ser famosa por su vida cultural, Praga es célebre por su cerveza. La República Checa se jacta de ser el primer lugar en donde se elaboró esta bebida y lo curioso es que se vende a un precio menor que el agua mineral. Cuando cae el sol, el plan ideal es elegir alguno de sus animados pubs y terminar el día con “la mejor cerveza del mundo”, según el reconocimiento de sus habitantes.

Dónde hospedarse en Praga 

Se suele decir que hay más hoteles en Praga que calles, por lo que es posible conseguir alojamiento para toda variedad de gustos y presupuestos. La zona más recomendada para reservar hoteles en Praga es el centro histórico de la ciudad, ya que concentra la mayoría de las atracciones y desde allí podremos ir a pie hasta los lugares más representativos de la ciudad. Para quienes procuran encontrar hoteles de lujo en Praga, el Barrio Pequeño (o Mala Strana) es la región indicada, rodeada de palacios y simpáticas calles de adoquines.

Aquellos que quieran alojarse en hoteles más modernos pueden quedarse en el barrio Ciudad Nueva (Nove Mesto). Eso sí, en esta región es mejor elegir un hotel cercano al tranvía o al metro, para facilitar el desplazamiento hacia el barrio antiguo. Encontrar hoteles baratos en Praga suele ser una tarea fácil gracias a la amplia oferta de alojamientos. Sin embargo, cuanto más nos alejemos de las zonas turísticas, más accesibles serán los precios de los hoteles en Praga.



5 razones para conocer Praga 

  • Caminar por el Puente Carlos, construido en el siglo XV, y mientras lo hacés, contemplar las 30 estatuas –en su mayoría barrocas– que flanquean el paso.
  • Visitar el Castillo de Praga, una ciudad en miniatura que requiere 4 horas de nuestro tiempo, como mínimo. No solo hay que subir a las torres para admirar la esplendorosa ciudad, sino también recorrer sus callecitas, palacios e iglesias, dignas de un cuento maravilloso.
  • Tomar un café en la plaza Staromestská, en la Ciudad Vieja, mientras disfrutás de un escenario único: la imponente Iglesia gótica de Nýn, casas renacentistas, construcciones rococó y edificaciones barrocas en un solo lugar.
  • Visitar una cervecería tradicional y vivir una experiencia auténticamente checa. Sentarse junto a los locales en una taberna, mientras se prueba una de las más de 480 marcas de cerveza que tiene el país, es una salida que no puede faltar.
  • Asistir a una función del Teatro Negro de Praga y a algún espectáculo de música clásica, que se llevan a cabo a lo largo de todo el año en lugares tan dispares como antiguas Iglesias, palacios o auditorios.



Consejos para viajar a Praga 

  • Te recomendamos madrugar para recorrer el Puente Carlos. Así evitás el aluvión de turistas y vendedores que la suelen ocupar y complican el paso.
  • La opción más conveniente es caminar, pero si estás alejado de las principales atracciones, el metro alcanza casi todos los puntos de interés y es barato. 
  • Si podés elegir cuándo viajar, la mejor época es durante la primavera y el otoño (de marzo a mayo y de septiembre a noviembre), aunque los vuelos a Praga durante la temporada baja suelen ser más accesibles.
  • Las temperaturas en Praga suelen ser muy extremas, por lo que si vas en invierno asegurate de llevar ropa muy abrigada. No te pueden faltar guantes, gorro de lana, bufanda y una buena campera.
  • Si querés asistir al Teatro Negro de Praga, te recomendamos ver Aspects of Alice, la obra más destacada de este tipo. Su precio es de entre 20 y 30 euros, pero si la comprás online te puede salir más barata.
  • Casi todos los vuelos a Praga llegan al Aeropuerto Internacional de Praga (Ruzyne). Desde allí, la opción más práctica es contratar un servicio de traslado ya que con los autobuses de línea deberás hacer combinación con el metro. 
  • Si estás recorriendo Europa central, una opción práctica para llegar es tomarte el tren desde Viena, Budapest o Bratislava.