Hoteles en BERLÍN

Berlín tiene la peculiaridad de haber sobrevivido a dos Guerras Mundiales y haber resurgido como una de las ciudades más modernas, vanguardistas y cosmopolitas del mundo. Ubicada al noreste de Alemania y con más de 3 millones de habitantes, la ciudad combina los edificios más sofisticados del mundo con las antiguas construcciones de una metrópoli nacida en torno al año 1200. 

Podemos entrever gran parte de la historia europea al recorrer sus calles, donde aún permanecen restos del Muro de Berlín, el mismo que separó al país por casi 30 años. La Puerta de Brandeburgo, construida en 1788, es uno de sus monumentos más conocidos, ubicada a pasos del Parlamento o Reichstag. Además, con un total de 365 museos, Berlín se posiciona como una de las ciudades con mayor cantidad de salas de Europa. 



De una importantísima movida cultural, Berlín es sede del Festival Internacional de Cine, en el que cada año un jurado internacional entrega los famosos Osos de Oro y de Plata. También alberga a la Orquesta Filarmónica de Berlín, considerada una de las mejores del mundo. Por si fuera poco, Berlín tiene el Tiergarten, un parque de grandes dimensiones ubicado en el centro de la ciudad, para poder disfrutar de la naturaleza en medio de la modernidad y de la historia.

Dónde hospedarse en BERLÍN

El centro de la ciudad –también denominado Mitte– es el mejor sitio para buscar hoteles en Berlín, ya que está cerca de los principales lugares de interés, próximo al centro histórico y muy bien comunicado con los transporte públicos. Mitte está dividido en un total de 10 barrios entre los que se destacan Alexanderplatz, Postdamer Platz, Cölln y Kurfürstendamm, como la mejor alternativa para reservar hoteles en Berlín

Hospedarte cerca del U-Bahn –metro de Berlín– es fundamental y podés encontrar hoteles baratos en Berlín si te alejás un poco de la calle más turística de la ciudad, la Under der Linden. Si reservás con suficiente antelación, incluso podés encontrar habitaciones dobles por 50 euros la noche y combinarlas con promociones de vuelos a Berlín en aerolíneas de bajo costo como Ryanair. 

Por otra parte, es posible encontrar reconocidos hoteles all inclusive en Berlín, como el Regent Berlín, el Radisson Blue Hotel y el Waldorf Astoria Berlín, todos ellos ubicados estratégicamente en el centro de la ciudad.



5 razones para conocer Berlín

  • Revivir la historia mundial moderna recorriendo sus calles: el Muro de Berlín, la Puerta de Brandeburgo y el Monumento al Holocausto son algunos de sus lugares más emblemáticos. 
  • Visitar uno de los primeros campos de concentración del país — el Sachenhausen — a tan sólo 35 km del centro de la ciudad. Podés ir en tren y autobús y vivir una experiencia enriquecedora. 
  • Disfrutar de las visitas guiadas al Parlamento o Reichstag, histórico edificio de la ciudad con su famosa cúpula transparente, desde donde se puede tener una vista panorámica de Berlín.
  • Conocer el mundo subterráneo de Berlín: túneles y pasadizos secretos construidos durante la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría. La Berliner Unterwelten es la asociación que organiza estas visitas. 
  • Aprender sobre la antigua división alemana en Checkpoint Charlie, el paso fronterizo más transitado para cruzar desde Berlín Este a Berlín Oeste.

Consejos para viajar a Berlín

  • Lo mejor es utilizar el eficiente transporte público. Tenés tres tipos de abonos según las zonas que quieras recorrer: A-B, B-C y A-B-C. Los abonos pueden ser diarios o por 7 días y podés combinar todos los transportes que quieras de modo ilimitado. Los boletos los podés comprar en las estaciones y puntos de venta específicos. Recordá validar los tickets en las estaciones de subte y tren. 
  • Si te gustan los museos, podés comprar un Museumspass en cualquier oficina turística, que te permite visitar gratis todas las salas de la denominada isla de los museos: el Museo Antiguo, la Antigua Galería Nacional de Berlín, el Museo Bode, el Museo de Pérgamo y el Museo Nuevo. También podés obtener descuentos para el acceso a otros museos de la ciudad.
  • Si preferís alejarte de los grandes centros comerciales y concentrarte en las ferias y los mercaditos, durante los fines de semana encontrarás que se instalan enfrente de la Catedral de Berlín, sobre la calle Am Zeughaus. Esta zona también suele concentrar una muy buena oferta de hoteles en Berlín
  • No podés volver a casa sin probar el plato típico de la ciudad, el Currywurst, salchicha alemana con una salsa de curry y ketchup con papas fritas. La ensalada de papa o kartoffelsalat es otra de las delicias del lugar. Acompañarlos con cervezas típicas como la Altbier o la Berliner Weisse es una excelente alternativa. 
  • En torno a Alexanderplatz –considerado el centro exacto de Berlín– se concentran los mejores centros comerciales de la ciudad. Si querés encontrar las primeras marcas del mundo, éste es el lugar indicado para visitar.