Hoteles en Ámsterdam 

En Ámsterdam se puede experimentar la sensación de “amor a primera vista”. Desde la Estación Central (Central Station) –a la que llegan la mayoría de los viajeros– hasta la Plaza Dam, en el centro de la ciudad, hay sólo 10 minutos de caminata. Siguiendo 200 metros más, ya se pueden ver los románticos canales con sus angostas casas del siglo XVII, edificios históricos y muchos negocios con recuerdos típicos.

Ámsterdam nos encanta porque, a pesar de ser una capital, es dentro de todo pequeña y se puede recorrer perfectamente a pie o –al estilo de los amsterdamers– en bicicleta. La ciudad tiene algunos mercados callejeros –para comprar desde flores, hasta antigüedades– y museos muy interesantes, como el Rijksmuseum y el Museo Van Gogh, con lo mejor del arte holandés, o el famoso Museo Ana Frank.


Un tour en barco por los canales se vuelve imprescindible para conocer la ciudad desde otra perspectiva y aprender algunas curiosidades de Ámsterdam. Visitar los polémicos coffee shops, hacer el tour a la fábrica de Heineken, disfrutar de los bares con cerveza tirada y probar la gastronomía local, son otras de las experiencias más recomendadas por los viajeros. Ámsterdam es, en definitiva, una hermosa ciudad histórica y un gran destino para explorar.

Dónde hospedarse en Ámsterdam 

Antes de buscar hoteles en Ámsterdam, es conveniente saber qué transporte vamos a usar. Si vas a optar por caminar, lo mejor es buscar un alojamiento céntrico, dentro de los barrios Amsterdam-Centrum y De Wallen (el Barrio Rojo), preferentemente en los alrededores de la Plaza Dam, cerca de la Plaza Leidseplein –con barcitos para salir de noche– o en la zona de Spui. En cualquiera de estos lugares, vas a estar bien ubicado para movilizarte a pie.

Si está en tus planes alquilar una bicicleta, te recomendamos los barrios de Jordaan y De Pijp, para buscar hoteles en Ámsterdam. Están un poco más alejados del centro, pero en bicicleta vas a poder llegar a la Plaza Dam en 15 minutos (3,5 km).

El alojamiento en Ámsterdam suele ser bastante caro, especialmente si no reservás con anticipación. Se recomienda reservar con al menos 3 meses de antelación para conseguir buena ubicación y precios razonables. Para los que buscan hoteles baratos en Ámsterdam, hay muchas opciones lejos del centro. Si sacás la tarjeta I amsterdam, con viajes en metro ilimitados, no dudes en buscar hospedajes más alejados (siempre, cerca de una estación de metro).



5 razones para conocer Ámsterdam 

  • Hacer un paseo en barco los canales de Ámsterdam pasando por algunos de sus mil puentes históricos.
  • Visitar el Museo Van Gogh, con más de 200 obras del pintor holandés y una tienda con miles de recuerdos interesantes.
  • Recorrer el Mercado de las Flores (Bloemenmarkt) y disfrutar del aroma de los tulipanes. ¡Los bulbos de tulipanes son un excelente souvenir!
  • Entrar a un coffee shop y vivir la experiencia de la Ámsterdam open minded. Tené en cuenta que el consumo de drogas fuera de los coffee shops no está permitido.
  • Hacer una escapada a Zaanse Schans para ver los antiguos molinos de vientos y recorrer el pintoresco pueblo, que parece haberse detenido en el tiempo.

Consejos para viajar a Ámsterdam 

  • El mejor medio de transporte en Ámsterdam es la bicicleta, además de tener carriles exclusivos, la ciudad no es grande y se recorre fácilmente en bici.
  • Si vas a estar de 1 a 3 días en la ciudad, es muy útil sacar la tarjeta I amsterdam, con entradas libres a los principales museos, un tour por los canales y viajes ilimitados en metro.
  • El 30 de abril se festeja el Día de la Reina y los amsterdamers descontrolan desde el 29 a la noche. La ciudad se vuelve un tanto caótica y muchos lugares están cerrados. Si tu intención es hacer turismo, evitá sacar vuelos a Ámsterdam durante estas fechas.
  • Salvo que planifiques tu viaje en pleno verano (julio y agosto), tenés que llevar ropa de abrigo en tu valija.
  • Acostumbrate a cenar temprano: los holandeses cenan a las 7 de la tarde. A las 10 de la noche hay muchos restaurantes que ya cierran sus puertas. Los bares, por otra parte, suelen cerrar a la madrugada.