Entrevista a Chantal Precedo, especialista de Avantrip en Nueva Zelanda

Segunda parte

Hace poco publicamos la primera parte de la entrevista a Chantal Precedo sobre Nueva Zelanda. Chantal es parte del equipo de especialistas de Europa y Exóticos de Avantrip, pero se destaca en este destino porque lo viene vendiendo hace mucho tiempo y este año tuvo la posibilidad de viajar allá en un tour organizado por Turismo Nueva Zelanda (a partir de ese tour, Chantal se convirtió oficialmente en “especialista GOLD” de NZ).

En la primera parte, Chantal nos contó sobre su viaje a Nueva Zelanda, algunas características de la cultura local, los lugares imperdibles para visitar y cuál es la mejor época del año para viajar allá.

En esta segunda parte, Chantal nos va a hablar sobre la variada e intensa vida y oferta deportiva neozelandesa, la ciudad de Auckland, la comida y cuál es la mejor manera de moverse allá.

Si estás pensando en viajar a Nueva Zelanda, comunicate al 0810-222-0741 y pedí por Chantal Precedo. ¡Te va a saber asesorar mejor que nadie! 

Nota: varias de las fotos que acompañan esta entrevista fueron sacadas por Chantal durante su viaje.

Nueva Zelanda es también conocida porque tenés la posibilidad de hacer deportes extremos. ¿Te animaste a hacer alguno?

No, jajajaja, yo no. Mi deporte extremo fue tirarme por tirolesa, jajaja. Nos ofrecieron hacer bungee jumping, algunos de los chicos hicieron, pero yo no, tengo mucho vértigo. La realidad es que estás ahí y la misma adrenalina te lleva a pensar: “No puede ser que no lo haga”, pero no me animaba y no porque no viera que es seguro, todo lo contrario. Tienen todo super bien organizado, te pesan dos veces antes de tirarte, lo pueden hacer chicos desde 10 años, es casi parte de la cultura allá. A mí no me impactó tanto, pero muchos de mis compañeros se shockeaban al ver chicos tan chicos subidos a la plataforma, antes de tirarse, aterrados. Porque es así: el bungee se hace desde un puente…

¿Dónde está ese puente? ¡El más famoso!

En Queenstown. Y tenés una plataforma chiquita, digamos, no te podés mover mucho porque te caés.

Y vimos un nene, que era neozelandés, que estaba aterrado. Es más, yo le saqué una foto a ese nene. Y la madre, en vez de decir “Paren todo que mi hijo se quiere bajar”, al contrario, ¡lo alentaba! Es algo cultural, no están pensando que están mandando a su hijo a hacer algo peligroso ni mucho menos.

Claro, confían en todas las medidas de seguridad que se toman.

Exacto.

¿Y hay un límite de edad para arriba, es decir, de edad máxima?

No, sólo de peso.

Bien. Y yo había anotado, además del bungee jumping, buceo con tiburones. Se bucea mucho allá, ¿no?

Sí. Es lugar de buceo en general. Todo lo que sea deporte vas a encontrar seguro porque es una sociedad muy sana, muy deportista. Cuando estuvimos en Wanaka, que es un lugar base en relación al centro de esquí, uno de los chicos que laburaba en turismo allá nos contaba que terminó de laburar, agarró la bici y se fue a hacer un circuito off road por la montaña… y no era un pibe de 20 eh, tendría 50. Como están tan expuestos al sol allá, a veces es difícil adivinarles la edad, porque tienen la piel muy curtida, pero físicamente el tipo estaba mejor que cualquiera de nosotros, estaba impecable. Y en vez de terminar de laburar y tirarse a ver tele en el sillón, como capaz es costumbre acá, se fue a andar en bici por la montaña. Allá están acostumbrados a hacer mucho deporte al aire libre, es un hábito. Deportes acuáticos hay muchos también. Kayak, buceo, snorkel, de todo.

¿Y el rugby qué onda? ¿Se respira rugby en cada rincón?

Sí, ¡es tremendo! Así como acá vas a una plaza y ves los arcos de fútbol, allá ves los arcos de rugby, por todos lados. Lo mismo pasa en los bares, pasan siempre partidos de rugby. El rugby es parte de su ADN, como lo es el fútbol del nuestro.

¿Y tuviste la oportunidad de ir a ver un partido?

No, pero sí estuvimos de visita en Nelson, la ciudad donde van a jugar los Pumas con los All Blacks en septiembre (esta entrevista fue realizada en agosto y los Pumas aún no habían jugado allí). Es una ciudad hermosa, que da al mar. Se estaban preparando con todo porque esperan recibir muchísima gente para el partido. En Nelson fuimos a un museo que se llama Wow, que es bastante raro. Tiene, por un lado, una muestra de arte en ropa y, por otro lado, una colección re grande de autos, antiguos y modernos. Están las dos cosas. Es algo que está bueno para conocer, es distinto.

Bien, lo anotamos. Y tengo una duda: ¿es muy largo el viaje hasta Nueva Zelanda?

Es como ir a Europa, son 12/13 horas. Por Air New Zealand, hay vuelos directos. Y es una aerolínea excelente. Yo fui en abril y, para darte un ejemplo, tenías para ver películas que estaban en el cine. Y había filtro por género, como siempre, y por idioma. Es decir, vos podías elegir solo las pelis en español. Otra cosa que me llamó la atención es que en el desayuno tenías opciones. Generalmente, no sucede eso en el desayuno. Y también está el tema de la gran variedad de vinos que te ofrecen durante la cena en el avión. El vino es muy característico de Nueva Zelanda. Cuando vas a cenar, tienen muchas botellas: 3, 4 opciones de blancos y 3, 4 opciones de tintos. Pero además de eso, cuando terminan el servicio, te ofrecen constantemente más: “More wine? More wine?” Entonces tenés vino libre y muy bueno.

¿Y Air New Zealand es la única aerolínea que tiene vuelo directo?

Sí.

¿Y el vuelo llega a Auckland?

Sí, Auckland es la puerta de entrada a Nueva Zelanda, los vuelos llegan ahí. Pero no es la capital, muchos piensan que sí, pero la capital es Wellington. Lo que pasa es que la ciudad más importante es Auckland. Yo estuve solo en el aeropuerto, no la recorrimos porque el objetivo del viaje era visitar los lugares no tan conocidos.

Y por haberla vendido o por lo que conocés, ¿qué podés contarnos de Auckland? ¿Vale la pena recorrerla?

Como toda gran ciudad, yo creo que siempre vale la pena conocerla si encima el vuelo llega ahí. Todas las ciudades de Nueva Zelanda son super lindas. Auckland tiene muchos jardines, bien al estilo inglés, muy cuidados, muchos edificios altísimos donde podés ir a la terraza, skylines, y disfrutar de vistas espectaculares. Tiene además muchos paseos para hacer en barco a distintas islas y una marina divina para recorrer. Y también cuenta con muchos museos. Porque ellos son muy orgullosos de su cultura. Y lograron, a diferencia tal vez de Australia o Estados Unidos, convivir en paz y armonía con lo autóctono. Está el caso de los maoríes, que están totalmente integrados, no los discriminan para nada, son todos parte de la misma cultura y tradiciones. Incluso si tienen mezcla con descendencia europea, todos están orgullosos de ese pasado maorí. Los All Blacks son un ejemplo de eso, porque ves jugadores con rasgos europeos y también con rasgos maoríes, que forman un equipo.

¿Cómo te parece que es la mejor manera de moverte allá? ¿Alquilar un auto?

Depende mucho del perfil del pasajero, porque hay gente que le gusta tener todo organizado o que no tiene ganas de manejar en vacaciones y quiere que lo lleven y lo traigan, tener todo resuelto. Pero hay otra gente, que es mi caso, que no me gusta estar dependiendo de horarios, prefiero tener más libertad y, si me gustó un lugar, poder quedarme ahí. Mi hermana también tiene ese perfil. Todos los viajes que le armé, desde Costa Rica hasta Reino Unido eran “Dame el auto, reservame la primera noche y después veo”.

Claro, depende del perfil del pasajero. Y si yo me quiero manejar con transporte urbano ¿Hay trenes, hay bondis?

Sí, ¡hay de todo! Los buses son super cómodos y prácticos, una muy buena opción para el que no quiera manejar. Y después podés moverte en avión también. Teniendo en cuenta que para volar a algunos lugares vas a tener que hacer escala en alguna ciudad importante, Auckland, Wellington..

Pero a Rotaruba, a Nelson, ¿hay vuelos?

Sí, hay vuelos, pero siempre va a ser vía otra ciudad. Está todo conectado, lo peor que te puede pasar es hacer una escala, nada más, que generalmente no es una escala larga, es de conexión directa.

Bien. Algo muy importante que quiero saber es el precio de las cosas. ¿Cuánto sale comer, por ejemplo?

Podés comer por 10 dólares neozelandeses. El cambio nos favorece en comparación con lo que salen el dólar estadounidense y el euro (Nota de la entrevistadora: un dólar NZ son hoy en día 25 pesos aproximadamente). Ahora, si te querés sentar a comer con un buen vino, es más caro: puede variar entre 20 y 50 dólares neozelandeses, depende el restaurant al que vayas.

Y, en general, no es un destino de compras, en el que vas a encontrar super ofertas. Capaz algo de ropa o calzado deportivo, si justo enganchás una liquidación de temporada.

Y otra consulta importante, también relacionada a la comida: ¿Hay algo típico para probar allá? ¿Se come bien?

Todo lo que sea marino es riquísimo. Lo más característico son los “green mussels”, mejillones verdes, que son mucho más grandes que los que conocemos nosotros y tienen un gusto distinto, más sabroso. Otra especialidad que se destaca es el cordero.

Algo que hay que probar sí o sí son los kiwis; están los que nosotros conocemos y hay otros, que son medio amarillos y mucho más dulces que los que llegan acá. Hay de todos los tamaños; tienen unos chiquititos como si fuesen tomates cherries que están buenísimos.

Toda la gastronomía es muy buena, en general. Se come bien.

Y aparte de los vinos, que contaste que es el fuerte. ¿Hay alguna otra bebida que suelen tomar allá?

Cerveza también, están como acá, la artesanal está muy de moda, así que le dan mucha bola. Incluso hay fábricas de cerveza y plantaciones de lúpulos.

Es tremendo el boom global de la birra artesanal eh, una cosa de locos. Bueno, otra pregunta que hago siempre: si yo tengo que armar mi valija para ir allá, ¿qué no me puedo olvidar?

Zapatillas de trecking. Y abrigo. Porque el clima varía mucho a lo largo del país. Capaz vas al norte de la isla norte y te ponés una malla, pero después vas al sur de la isla sur y vas a tener frío.

Claro. Para cerrar: ¿Por qué creés que se hizo tan popular ir a hacer work & travel a esa parte del mundo? Mucha gente se va para allá a juntar kiwis…

Creo que, por un lado, por el nivel de vida que hay (Nota de la entrevistadora: Chantal se explayó sobre este tema en la primera parte de la entrevista). Y también porque ese tipo de trabajos están bien pagos para lo que son. Por otra parte, es un destino exótico que mucha gente quiere conocer, e ir a trabajar allá es una oportunidad para quedarse de manera legal y pudiendo, en principio, recorrer el país y después viajar a otros lugares. La gente suele arrancar en Nueva Zelanda y después se va a Australia, al Sudeste Asiático, etc.

Qué ganas de ir a Nueva Zelanda, ¿no?

Acordate que, si estás pensando en viajar a Nueva Zelanda, podés comunicarte al 0810-222-0741 y seguir las instrucciones para hablar con nuestra especialista Chantal Precedo.

Comentarios

comments