Entrevista a Sebastián Bornia, especialista de Avantrip en Japón

Segunda parte

La semana pasada publicamos la primera parte de la entrevista a Sebastián Bornia sobre Japón. Sebas es parte del equipo de especialistas de Europa y Exóticos, pero se destaca en el país asiático porque estuvo dos veces allí y se quedó enamorado.

Tuvimos que dividir la entrevista en dos partes, porque hay muchísima información valiosa sobre Japón. En la primera parte, Sebastián nos contó sobre las costumbres y curiosidades japonesas, cómo conviene moverse en el país asiático y por qué se hizo especialista en Japón.

En esta segunda parte, Sebas nos cuenta sobre los lugares que no te podés perder en Japón, en qué momento conviene viajar y qué cosas tenés que llevar sí o sí en la valija. ¡No te la pierdas!

Nota: varias de las fotos de esta entrevista fueron sacadas por Sebas durante sus dos viajes a Japón.

Quería que me hablaras un poco sobre las ciudades que visitaste. Tokio, por ejemplo. ¿Dónde sugerís alojarse?

Asakusa, Asakusabashi, el barrio donde está la famosa estación de Tokio, Shinjuku, Akihabara, Shibuya. Como está todo tan conectado, todos los barrios céntricos de Tokio están buenos para alojarse. Y Tokio es como un gran microcentro, que por 50 km no se termina. No es como acá, que tenés edificios altos y después te alejás y tenés barrios. Ahí los edificios no se terminan nunca. Entonces, donde te alojes va a estar bien, porque te vas a tomar un subte que te va a llevar adónde quieras.

Después, el lugar donde hospedarse también depende del perfil del pasajero. Si van por negocios, generalmente paran en Shinjuku, que es el barrio comercial, el “downtown”. Los chicos más jóvenes, que les gusta la parte del Animé, la tecnología, se alojan en Akihabara. Y capaz se quieren quedar toda la semana ahí, donde hay tiendas de cualquier cosa y te reciben las mozas en los bares disfrazadas de los personajes de Animé. Donde nosotros nos alojamos, en Asakusabashi, es más tranqui. Lo elegimos porque encontramos un hostel ahí que quedaba a dos cuadras del tren que venía desde el aeropuerto. Del aeropuerto de Tokio hay un tren, Narita Express, que también está incluido en el pase (Sebas se refiere al Japan Rail Pass: toda la info sobre este pase y sobre cómo moverte en Japón está en la primera parte de la entrevista). Y si lo tenés que pagar aparte, sale 30 dólares.

El aeropuerto de Tokio está a 80 km del centro. Si no vas en ese tren, podés ir en colectivo, pero son muy lentos.

Te quería preguntar por el Mercado de Tsukiji, que leí que tenía ¡más de 450 tipos de pescado!

Sí, es así. Es como el mercado de Liniers, donde acá van a vender las vacas y rematan, pero de pescado. Hay una parte que es para compra mayorista, donde van los dueños de los restaurants, y otra parte, como una galería, donde compran los turistas y también te cocinan, se puede comer ahí.

¿Y Odaiba? Vi una foto del puente de noche con una vista de toda la ciudad y no tenía esa imagen asociada a Tokio.

Odaiba es lo más futurístico que tiene Tokio. Es como Puerto Madero, tiene una bahía. Y hay una réplica de la Estatua de la Libertad, en su tamaño original, hay una Torre Eiffel reversionada, un puente muy grande y también está el edificio de la televisión japonesa. Y ahí al lado había, cuando yo fui, una estatua gigante de Gundam, que es un personaje de animé clásico de los años 70 y medía casi como el edificio, una cosa impresionante. Y todas las noches, ese robot hacía un espectáculo, se movía, tiraban humo como simulando que iba a salir volando. Y miles de turistas se acercaban para ver ese show.

También hay un montón de cafés, está el Gundam café, que es muy famoso. Y está repleto de personajes de Animé, Pokemones y esas cosas.

Para llegar a Odaiba te tomás un tren desde la estación de Akihabara, que es un tren sin conductor y sin vías, Yurikamome line se llama, que va como levitando en un campo magnético, no toca el piso. Ese no está incluido en el pase (Japain Rail Pass), salía en su momento unos 30 dólares. Ese tren es turístico, de noche es impresionante porque va en medio de los edificios. Y hay 25 autopistas que se cruzan entre sí.

Es una zona donde vive gente de mucha plata. En Japón, hay gente que tiene mucha mucha plata y hay gente que tiene menos, los pobres, que son menos pobres que nosotros.

¿Hay gente viviendo en las calles?

Vimos en el interior un lugar que nos recontra sorprendió, al lado del río, era como una villa, chiquita. Pero en Tokio no vimos gente viviendo en las calles, no, no.

Bueno, ya hablamos de Tokio. También habías nombrado a Kyoto como otro lugar que hay que conocer.

Para mí, si no vas a Kyoto, no conociste Japón. La gente que va una semana a Tokio se va a perder lo más importante.

Kyoto fue la capital de Japón desde que se fundó hasta 1960. Hace pocos años se pasó la capital a Tokio, porque, como empezó a crecer, tenían que construir edificios y no querían que se pierda la tradición de Kyoto, su esencia. Hay un contraste muy grande entre las dos ciudades. Tokio es pura modernidad y Kyoto es antigua. En Tokio la gente se viste toda de traje. Los empleados van a la fábrica en traje y cuando llegan, se ponen la ropa de trabajo y cuando salen, se vuelven a poner el traje. Te hablo de operarios, soldadores… Tokio es la ciudad del mundo donde mejor se visten: todos van impecables. Y lo mismo las calles. Olvidate de ver basura, no existe. También es muy común ver dos o tres mujeres vestidas iguales, desde chicas chicas hasta mujeres grandes.

Y Kyoto es más descontracturado, el ambiente es más relajado. Tiene más arte, más cultura. Está lleno de templos. Hay un par que son fundamentales, que tenés que visitar sí o sí, que son el Templo Dorado y el Templo Plateado.

Al lado del templo plateado, está el Camino de la Sabiduría, donde hay un arroyito y son como 6 cuadras de bares muy pintorescos, varios con música en vivo. Los japoneses en general no suelen comer en las casas, están acostumbrados a comer afuera. Los lugares son todos muy chiquitos, algunos con una barra nada más, donde entran 4 personas.

¿Y qué otra ciudad recomendás visitar? ¿Osaka?

Sí, Osaka es espectacular. Yo estuve 2 días. Hay un castillo muy lindo, Osaka-jo, que tiene 8 pisos (con ascensor) y un museo muy interesante adentro. Además, es un punto popular de encuentro durante los festejos del hanami: la tradición japonesa de admirar el florecimiento de los cerezos. Así que, si tienen la suerte de ir en esa época del año, no se pierdan la visita al castillo. Se puede acceder muy fácilmente en transporte público (se bajan en la estación Osaka-jo-koen) y está abierto todos los días de 9 a 17 hs.

Otra ciudad para visitar es Hiroshima. Está bueno para ir si te interesa la historia. Vos vas a Hiroshima y si no supieras que cayó una bomba atómica, ni te enterás. No lo podés creer. Es una ciudad super moderna, toda perfecta. Hay un parque de la memoria, donde está el museo de guerra. Y hay un solo edificio que lo dejaron tal cual quedó después de la bomba, que es como “la foto” de Hiroshima.

Después hay otra ciudad, Miyashima, que llegás con un tren más común, como si fuera el Sarmiento, y con un ferry, que lo tenés incluido en el pase. Y ahí hay muchos templos, ciervos tipo bambies sueltos con los que juegan los chicos, y también muchas cuadras llenas de lugares para comer y para comprar. En todos lados hay locales para comprar. Pero no es como cuando vas a Brasil o México o en general los países de América, que te están encima. Ellos están ahí, nadie va a venir a convencerte de que le compres, ni gritan ni nada. Los tipos están ahí esperando a que vos te acerques.

Otro lugar que hay que ir es el Monte Fuji. Fundamental. Eso te lleva 2 noches.

Yo estuve en una ciudad que se llama Kawaguchiko, pero hay 4 o 5 ciudades alrededor del monte Fuji donde podés parar. Llegás con un tren de alta velocidad, que creo que no estaba incluido en el pase, y otro común. Hay gente que va y sube al monte, eso yo no lo hice. Si hacés el ascenso, tenés que quedarte a pasar la noche arriba porque el tiempo que tardás no te da para ir y volver en el día, es agotador. Lo que hice fue alquilar una bici y recorrer toda la zona, es como ir a San Martín de los Andes. Hay lagos, montañas que tienen nieve todo el año.

Para ver la cima, dicen que lo mejor es ir en verano, cuando no hay nubes, pero yo tuve suerte, porque fui en primavera y pude verla. Se veía de a ratos y de a ratos no. En verano se suele ver siempre.

¿Y de Tokio está muy lejos el Monte Fuji?

Está a unos 130 km. Pero desde Tokio se ve el Monte Fuji, cuando no hay nubes. Se ve desde casi todo el país.

 

Bueno, entonces vos fuiste primero en primavera a Japón, durante el cherry blossom (el florecimiento de los cerezos). ¿Y cuándo más fuiste?

En verano.

Leí que en otoño también está muy bueno ir para ver todos los colores ocres…

Sí, las mejores épocas para ir son primavera y otoño. En verano hace mucho calor. Yo fui porque justo había una oferta de vuelos a Tokio en ese momento, pero no lo recomiendo. Hacía casi 40 grados en la ciudad, que es todo asfalto y ladrillos. Pero en verano yo pude ir a Okinawa, que es como otro país. Te tomás un vuelo de dos horas y estás. Es una de las playas chiquititas que están debajo de todo. Y ahí hay unas playas divinas…

Eso te iba a preguntar. ¿Qué onda las playas de Japón? Porque en general no asociamos Japón con playas.

No, claro, no es un destino que en un primer momento te imáginas que es “para ir a la playa”. Pero si vas en verano, 10 días, te podés hacer 3 o 4 de playa. Te tomás un vuelo low cost, que en ese momento me salió ¡800 pesos! y en dos horas estás allá. Me lo tomé en Tokio y después a la vuelta, fui a Osaka.

Desde Okinawa, también tomé vuelos internos para visitar otras islas.

Son unas playas parecidas a las del Caribe, como las de la Polinesia, con arena blanca blanca y agua turquesa y caliente.

¡Qué espectacular, está para irse 1 mes a Japón!

Sí, te podés quedar 2 o 3 meses y no te vas a aburrir, hay mil cosas para hacer.

Y en esas playas que te mencioné está lleno de hoteles, hay muchos All Inclusive, Club Med, son hoteles caros. Nosotros fuimos a un hotel lejos de la playa, barato, re lindo, pero si vos querés hospedarte sobre la playa es caro. Nosotros nos tomábamos un taxi a la playa y pasábamos todo el día ahí. Así que alojarse medio alejado de la playa igual está bueno.

Recién hablabas de hoteles y quería saber si te habías alojado o conocías los hoteles cápsulas.

Los hoteles cápsulas los usan los ejecutivos.

Los japoneses tienen jornadas de trabajo de 12 horas. Hace poco, aprobaron una ley que dice que las personas no pueden trabajar más de 15 horas al día, porque la gente laburaba hasta 18 horas seguidas y, hace poco, murió una chica por estrés de trabajo.

Eso pasa en Tokio más que nada, la gente trabaja mucho mucho mucho. Y los ejecutivos, que se mueven entre ciudades, suelen dormir en esos hoteles cápsulas. Por lo que tengo entendido, no son baratos, es casi un lujo pasar la noche ahí.

Y si yo tengo que armar mi valija para ir a Japón, ¿qué cosas tengo que poner sí o sí en la valija?

Una campera impermeable, tipo rompe vientos, independientemente de la época del año en la que vayas. Porque llueve todo el tiempo. Hay una cosa que está buena, que es que en algunas calles hay paraguas públicos.

¡Qué bueno!

Sí, hay canastos con paraguas transparentes y se los puede llevar cualquiera. Vos lo agarrás, caminás 3 cuadras y lo dejás en otro canasto. Nadie se lo roba. Es fantástico. Y en los hostels y en los hoteles, siempre tenés paraguas que te prestan. Esos los tenés que devolver, je.

Y después, en mi caso, yo la primera vez viajé con una valija chiquita y, la segunda vez, con una mochila nada más. Para mí es un destino que cuantas menos cosas lleves, mejor. Tenés que llevar solo lo fundamental: cepillo de dientes, desodorante, ropa y unas muy buenas zapatillas para caminar, que sean cómodas. Lo que sí, si pensás salir a algún lugar un poco más lindo, tenés que llevar ropa acorde, porque allá la gente se viste muy bien, es recontra elegante, las mujeres se ponen todo en encima.

Y si me quiero comprar esa ropa elegante ahí me gasto una fortuna, ¿no?

Sí, entramos a un shopping y son muy caros esos negocios.

Y si me llevo una carry on y no puedo meter el desodorante en la valija y me lo tengo que comprar ahí, ¿es caro comprar un desodorante en el supermercado?

No, es más barato que acá. Todo lo que ibas a comprar al supermercado, te salía más barato que acá. Yo me compré una valija enorme, de 32 kilos y la pagué 1.100 pesos. Excelente calidad era la valija, de las mejores que vi. Acá debe valer como 5.000. Igual ojo, también depende de dónde compres. Obvio que si la comprás en el aeropuerto, te sale lo mismo que acá. Pero si comprás en negocios callejeros, es muy barato. Yo soy músico y me compré instrumentos muy muy baratos. Me compré un bajo que acá vale 30.000 pesos por ¡3.500 pesos! Y llegué acá, vendí mi bajo y, con esa plata, me compré el segundo pasaje para ir en 2015, así que imaginate. Y tengo otro bajo que quiero vender. Así que con eso voy a pagar el próximo vuelo.

¿Vas a ir de nuevo a Japón?

Y… probablemente. Ahora soy padre, así que tengo que ver…

Eso te iba a preguntar, porque hay destinos que son ideales para ir en pareja, o con amigos o en familia o solo/a. ¿Japón en qué categoría entraría?

Yo creo que en todas. Lo único que no recomendaría es ir con nenes muy chiquitos, yo tengo una nena de un año y medio y no iría, no por el destino, sino por el viaje. No la sometería a un vuelo tan largo, ni me sometería a mí. Pero con nenes de 5 o 6 años, que ya caminan y se mueven “solos”, es espectacular ir. Porque se enloquecen, con toda la cosa del Animé, la tecnología, los videojuegos. Hay unos lugares que se llaman Pachinko, que son como casinos pero de videojuegos. Eso es más para jóvenes o adolescentes. Y vos pasás a las 5 de la mañana y ves cómo salen todos medio borrachos. Toman bastante alcohol los japoneses.

¿Y es cierto que a veces te paran por la calle y te piden que te saques una foto con ellos?

Sí, es cierto. Pero también están los que te ven diferente y te miran mal. Y te ignoran totalmente. Muchas mujeres también bajaron la cabeza cuando les pregunté algo. Generalmente hacen eso porque tienen vergüenza o no saben hablar bien inglés. Pero generalmente, como te comenté, los japoneses son muy amables y hospitalarios.

Yo creo que es un destino imperdible.

Bueno, acá nos despedimos, con muuuuchas ganas de viajar a Japón. ¿A vos te pasó lo mismo? ¿Ya tuviste la oportunidad de ir? ¡Contanos!

Si estás pensando en viajar a Japón, comunícate al 0810-222-0741, seleccioná la opción “Exóticos” y pedí por Sebastián Bornia. Te va a saber asesorar mejor que nadie 😉

 

Comentarios

comments