Las mejores playas del norte de Brasil

Entrevista a Vanesa Fernández, especialista de Avantrip en Brasil

Brasil es uno de los destinos más populares entre los turistas argentinos. Lo más común es ir al sur, porque es lo que nos queda más a mano. Pero un poco más al norte, encontraremos playas que no tienen nada que envidiarle al Caribe. Entrevistamos a Vanesa Fernández, especialista de Avantrip en Brasil, para que nos cuenta un poco más sobre cada uno de los destinos.

Si estás pensando en viajar a Brasil, comunicate al 0810-222-0741 y pedí por Vanesa Fernández. ¡Te va a saber asesorar mejor que nadie! 

Lo primero que pregunto siempre: ¿Cómo te convertiste en especialista de Brasil?

Empecé a viajar a Brasil a los 20 años. Iba mucho a Florianópolis porque mi ex novio trabajaba ahí, fuimos cinco veranos seguidos. Después empecé a trabajar en otra agencia de viajes, en el 2014, y siempre me sentí atraida por Brasil. Me gusta mucho la onda, el lugar, la gente. La cuestión es que, al poco tiempo de venir laburando, me gané un FAM tour a Buzios (Nota de la entrevistadora: el FAM tour es un tour de familiarización con el destino). También tenía muchos conocidos que habían ido a Ilha Grande, es un destino muy agreste y a mí me gusta mucho la naturaleza. Así que el próximo viaje fue a Ilha Grande y estuve unos días en Río.

El siguiente verano fui a Natal y a Pipa. Ahí el vuelo es a Natal, que es una ciudad muy grande: tiene 3 shoppings. No pasé la noche ahí, estuve durante el día. La playa principal es Ponta Negra, una playa chiquita, donde se encuentran los principales hoteles turísticos. En Natal, se recomienda alquilar auto y nosotros lo hicimos para ir a Pipa. Las rutas a Pipa están super bien señalizadas, tenés aproximadamente hora y cuarenta de viaje (la mitad de la ruta es asfaltada y la otra mitad, de morro).  Se recomienda prestar suma atención a las velocidades, ya que abundan los controles ( por cómo se maneja en Brasil, eso es algo muy positivo).

Pipa es de lo más lindo que conocí de Brasil, me encantó. Si hoy tuviese que volver a un lugar de Brasil, volvería a Pipa. Las playas son acantiladas, es decir, que para acceder a la playa tenés que bajar y luego volver a subir.

El centro tendrá unas 8 cuadras y está buenísimo, lleno de bolichitos y bares, donde todas las noches se arman fiestas.

La playa que más me gustó es la playa Dos Golfinhos, ¡está lleno de delfines! Podés hacer un paseo en barquito, te tirás al agua y pasan los delfines por atrás tuyo.

Otra playa que me encantó fue Madeiros, es espectacular. Vale la pena bajar y subir los 100 escalones. Ahí también vi delfines.

Hay una playita, Barra do Cunhau ,a la cual podés ir con el auto y te lo cruzan en una balsa, es muy linda también.

Otra zona que está buena es Tibau do Sul, que es para ir a ver el atardecer, tomar unas cervezas, comer mariscos y escuchar muy buena musica brasilera, ¡es realmente muy bello!

En Pipa, no hay hoteles con salida a la playa justamente por su posición geográfica. Es importante tener en cuenta que el destino no se recomienda a gente mayor con dificultades fisicas y a familias con niños pequeños ( siempre dependiendo el caso) o siempre aclarando detalles del destino y que se sepa a donde se esta yendo!

Cuando llegás a cualquier hotel, te dan mapas con informacion de  la marea  a tener en cuenta ya que playas como Golfinhos a parte de bajar escalones se realiza una caminata extensa a traves de una zona muy rocosa, por lo tanto se debe contar con el tiempo para poder regresar antes que suba la marea.

¿Y desde Pipa fuiste a algún lugar más?

Sí, fui a pasar el día a Porto do Galihnas, que tiene muy lindas playas y un centro muy grande. Podés ir tranquilamente a un hotel solo con desayuno porque a la noche tenés mil opciones para comer, bares frente al mar, es muy lindo.

Si van a Porto de Galinhas o Maragogi, aconsejo no dejar de visitar la ciudad bellísima de Olinda, Patrimonio de la Humanidad, situada a unos 20 minutos de Recife.

Dicen que el Norte es mucho más caro que el Sur. El pasaje de por sí es más caro. ¿Y el resto? ¿Alojarse, comer?

Los lugares más caros a los que fui fueron Buzios y Jericoacoara. Después no noté tanta diferencia entre los precios del norte y los del sur. Lo que sí pasa es que no hay inflación. Yo fui todos los años a Brasil, incluso este, y el paquete de galletitas que me gusta (las Negresco, parecidas a las Oreo) sale siempre lo mismo. Y decís: “No lo puedo creer”.

¿Y Jericoacoara qué tal es?

Es lo más al norte que fui de Brasil. El vuelo es a Fortaleza. La ciudad no es muy linda, pero podés ir a la playa. Tenés Meireles, Iracema, que es donde están los hoteles, en la parte céntrica y también están Praia do Futuro I y Praia do Futuro II, que están más alejadas, pero son las más lindas.

Jericoacoara es un destino que siempre me llamó la atención, veía fotos y foros y me parecía super atractivo.

La excursión más famosa es a Lagoa Do Paraiso, donde te sacás la típica foto arriba de la hamaca. Ahí se accede con camioneta o buggie, porque hay que atravesar dunas para llegar. Hay una excursión similar a Lagoa Azul, una laguna más chiquita.

Desde Fortaleza, tenés más de seis horas. O sea, que no es mejor lugar para ir con chicos o para gente grande. Te conviene contratar el traslado desde acá. Hay que quedarse sí o sí una noche en Fortaleza porque los transfers a Jericoacoara salen muy temprano, a las 7.30 de la mañana. Hay dos maneras de ir. Con una 4×4 o con una combi hasta un punto intermedio donde te pasan a buscar con un sheep. Es todo un camino de dunas, parece un desierto. Te cruzás con todo tipo de animales.

Hoy, con el aeropuerto de Jericoacoara ya habilitado, tenés la alternativa de volar ahí sin hacer todo ese trayecto.

Hay que pagar una tasa turística por día para estar ahí (5 reales por persona). Jericoacoara es un parque nacional, rodeado de naturaleza.

Bueno, es algo distinto…

Sí, a mí como experiencia me encantó. Sentís que estás en el medio de la nada. Por eso, no es un viaje para cualquiera.

El centro de Jericoacoara es hermoso. Son varias cuadras llenas de restaurants, bares, bolichitos.

Lo que a mí me decepcionó un poco fueron las playas. La playa principal de Jericoacoara, que es gigante, no me gustó mucho, porque es muy grande. Tenés que caminar ¡5 cuadras! desde tu hotel o desde el parador o chiringuito hasta llegar al mar.

Jericoacoara me pareció un destino más aventurero que paradisíaco. Por ejemplo, podés hacer excursiones en cuatriciclo recorriendo las dunas, que son altísimas. Te enseñan a manejarlo.  Esa fue mi excursión preferida: andar en cuatri a través de las dunas me dio mucha adrenalina, ya que nunca había manejado un cuatri, pero anduve perfecto y siempre, por seguridad, se realiza con un instructor.

¿Y cuánto tiempo te fuiste a Fortaleza y Jericoacoara?

Yo fui 2 semanas, pero recomiendo ir menos días; las excursiones son caras.

¿Cuánto sale una excursión?

Y… entre 70 y 100 reales más o menos.

También fuiste a Maceio y Maragogi, ¿no?

Sí. Fue en el 2017 en un FAM Tour con Avantrip. Estuvo espectacular. Maceio es una ciudad que me encantó; el color del agua es increíble, no sabés si es verde, turquesa o azul.

Las playas son muy lindas: está Jatiuca, Ponta Vedre, otras playas a las que podés acceder en barco, como Gunga. Es recomendable alojarse con todas las comidas incluidas o con media pensión porque no hay muchos lugares para comer fuera del sector hotelero.

Después fuimos a Maragogi, en un traslado de 2 horas y media; para ir a Maragogi, vos podés volar a Recife o a Maceio. Está justo en el medio.

En Maragogi sí tenés solo hoteles con todas las comidas, porque, fuera de los hoteles, no hay nada. Las playas son hermosas, de las más lindas que vi, con arena bien blanca. Se pueden hacer también excursiones a piscinas naturales.

¿Y este año adónde fuiste?

Este año tuve la suerte de conocer Bahía, que era mi asignatura pendiente. Historia, cultura, música, baile, religión , ¡una ciudad realmente maravillosa!

Sin duda si vas a Bahía , tenés que visitar sí o sí el Pelourinho, el casco histórico de la ciudad, caracterizado por preservar la arquitectura colonial barroca portuguesa. Es realmente bellísimo.

Otro lugar muy lindo para conocer es Porto da Barra , donde las vistas son hermosas y no hay que dejar de ir a la Iglesia de Bonfim, de donde provienen las famosas “cintas de colores” que te ofrecen en todo Bahia. ¡Típico de ahí sacarte la foto con una bahiana!

Me alojé en Praia do Forte , un hermoso destino de playa que queda a una hora de Bahia y que tiene muy buena hotelería. El centro de Praia es muy lindo, con varios barcitos para tomar algo y comprar souvenirs. Para quien tiene chicos, se recomienda bastante esta playa y la de Imbassai, donde está el famoso hotel Grand Palladium.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *