“La magia no está en Disney, está en Grecia”

Todos soñamos alguna vez con dar ese salto: transformar lo que parecía un hobbie en nuestro trabajo cotidiano y poder vivir de aquello que nos moviliza y apasiona.

Sofi se animó.

Guardó su título de abogada en el cajón y decidió enfocar su vida laboral en dos de sus pasiones: viajar y escribir, una dupla que se lleva muy bien.

Sofi no cumplió su primer año apagando la velita arriba de la torta de Mickey, sino viajando en un avión rumbo a Atenas. Eso marcaría indeleblemente su destino. A partir de ahí, empezó a viajar todos los años a Grecia a visitar a su familia: todos sus parientes paternos viven ahí, menos su papá, que es griego, pero vive en Buenos Aires.

Esas raíces griegas y su profundo amor por ese país hicieron que se volviera una verdadera experta en Grecia. Por un lado, se dio cuenta de que tenía muchos datos, tips y experiencias para compartir. Por el otro, encontró en la escritura una forma de reencontrarse con su identidad y revalorizar su origen. Pasó de sentirse rara a sentirse única.

Así que hoy pasa los días viajando y escribiendo para su blog Soy de Grecia, la revista OHLALÁ y la Nación y organizando viajes de mujeres a Grecia, entre otros proyectos.

– ¿Pensaste alguna vez en irte a vivir a Grecia? 

Creo que alguna vez fantaseé con la idea de irme a vivir a Grecia, pero la realidad es que acá, en Argentina, encuentro muchas más posibilidades de trabajo y formación que allá. De hecho, cuando mis papás se plantearon la posibilidad de mudar a la familia a Grecia (mis hermanos y yo éramos bebés todavía), nuestra educación fue un factor fundamental en la decisión: la educación de Argentina superaba (y aún supera) ampliamente a la educación griega.

Quizá cuando sea viejita y ya no trabaje, me compre alguna casita en alguna de mis islas griegas preferidas; ahí sí que me veo súper instalada y feliz de la vida.

– ¿Qué es lo que más te gusta de la cultura griega? ¿Y lo que menos te gusta?

Lo que menos me gusta de la cultura griega son las actitudes machistas en las familias, que todavía abundan y están totalmente naturalizadas.

Lo que más me gusta de la cultura griega es el espíritu de celebración constante, la hospitalidad, sus platos mediterráneos, el disfrute por los pequeños placeres de la vida, la capacidad de saborear lo simple y convertirlo en lujo. La magia no está en Disney, está en Grecia: sus atardeceres que emocionan, la energía del mar Egeo, la alegría de su gente local, la historia y la mística de cada rinconcito. Grecia es un lugar para descubrirte y conectarte con tu mejor versión: hasta sus piedras son poderosas y esa emoción que se vive en Grecia dura para toda la vida en los recuerdos y en la energía que te llevás cuando volvés.

– Bueno, de repente me dieron ganas de irme a Grecia mañana. Si vamos por primera vez, ¿qué lugares no podemos dejar de visitar?

En un primer viaje a Grecia nadie quiere perderse la ciudad de Atenas y escaparse enseguida a las islas de Mykonos y Santorini. Yo le sumaría alguna isla menos explorada por los turistas argentinos, como la isla de Milos, la de Paros o la de Sifnos, para darle un toque más local y exótico al itinerario.

También sería ideal si pueden hacerse el tiempo para ir a ver un atardecer a Cabo Sounio. Queda a dos horas en bus desde Atenas y es un lugar mágico.

 

– ¿Cómo surgió la idea del #dreamjourney, el viaje por Grecia sólo para mujeres?

El Dream Journey surgió por la demanda de las propias seguidoras y lectoras de mi blog. La realidad es que no lo tenía planeado y era un terreno en el que dudé mucho si adentrarme o no. Diseñar, organizar y vender un viaje exclusivo es un trabajo MUY desafiante y muy difícil. Pero como a Grecia viajo todos los años y ya viajé tanto, dije: ¿por qué no hacerlo diferente este año? Y así me aventuré en esta linda locura que hoy va por la segunda edición y es todo un éxito.

Mi objetivo es que las viajeras del grupo vivan la mejor experiencia de sus vidas en el país de mis raíces. Cada detalle está pensando y diseñado para eso y se nota en sus caras de felicidad en el minuto a minuto de esta experiencia griega.

– ¿Cuál fue el destino que más te sorprendió? 

¡Imposible decidirme por uno! Pero si tuviese que elegir, hay dos que me sorprendieron de diferentes maneras y cada uno con un impacto importante.

Uno de ellos es la ciudad de Calcuta. Viajé sola y fue la primera ciudad de India a la que llegué. Durante el recorrido en taxi desde el aeropuerto al hostel no paraba de llorar, quería volverme a mi casa. Al final me quedé un mes, trabajando como voluntaria en los hogares de la Madre Teresa de Calcuta. El último día tampoco podía parar de llorar, pero esta vez porque no quería irme. Fue la mejor experiencia de mi vida.

El otro destino que me dejó boquiabierta (literal) y que todavía recuerdo con mucho entusiasmo fue la playa del Navagio, en la isla griega de Zakynthos. Está rankeada como una de las playas más espectaculares del mundo y el día en que vi esa postal desde el aire me quedé sin palabras. Es increíble cómo puede sorprendernos la naturaleza y devolvernos la misma capacidad de asombro de cuando éramos niños.

– ¿Cómo se integran las redes sociales en tu trabajo cotidiano?

Hoy en días mis redes sociales son parte de mi trabajo. A través del Instagram de @soydegrecia comparto los contenidos afines al blog: todo sobre Grecia, otros destinos, tips de viaje, consejos de emprendedurismo y hasta las historias de “Soñá en Grande”, una sección en donde voy contando los detalles de mi experiencia como abogada devenida en redactora de viajes y travel blogger.

En mi cuenta personal también comparto mucho sobre mis viajes y las notas que escribo para La Nación y OHLALÁ.

– ¿Cuál es tu próximo destino?

Acabo de aterrizar de Australia y mi próximo destino me espera durante el mes de junio y es… ¡Grecia! 🙂