“La gente de Cuba tiene esa alegría… esa alegría contagiosa”

Entrevista a Marcela Rodenas, especialista de Avantrip en Cuba

Primera parte

Cuba tiene ese qué se yo… que lo hace magnético, un lugar que la mayoría de la gente tiene intriga por conocer. Marcela Rodenas, experta en este destino, nos explica por qué.

En esta primera parte de la entrevista, Marcela nos cuenta sobre sus viajes a Cuba, los atractivos de la cultura cubana, las playas más lindas para visitar y las mejores opciones para alojarse.

Si estás pensando en viajar a Cuba, comunicate al 0810-222-0741 y pedí por Marcela Rodenas. ¡Te va a saber asesorar mejor que nadie! 

¿Cómo te convertiste en especialista de Cuba?

Yo fui dos veces a Cuba. La primera vez fue hace más o menos 3 años, yo trabajaba en un operador mayorista y, como era el destino que más vendíamos, me invitaron a un viaje para conocer. Fui con un FAM (un tour de familiarización con el destino para agentes de viajes, que organiza el Ministerio de Turismo de cada país; en este caso, de Cuba), que duró una semana. Era un recorrido que se salía un poco del circuito típico de playas, más orientado a lo cultural y a la historia: hicimos La Habana, Cienfuegos, Trinidad, el Cayo Santa María, el paso por Santa Clara, el Mausoleo del Che, todo muy interesante. Me gustó mucho y me quedé con ganas de hacer una experiencia propia, en la que en vez de visitar tantos hoteles, pudiera disfrutar más del destino; y entonces, fui en marzo de 2018: ahí conocí otras playas y repetí La Habana, que me encantó.

¿En 2018 cuántos días estuviste?

10 noches. Me quedé 3 en La Habana y 7 en Cayo Guillermo, que es una playa hermosa, a la que no habíamos ido, así que la tenía como pendiente.

Fuiste la primera vez una semana y la segunda vez 10 días. ¿Creés que hay un mínimo de tiempo para visitar Cuba? ¿Qué sugerís?

Yo diría que mínimo una semana, para quedarte por lo menos 2 noches en La Habana y después irte a conocer alguna playa. Cuba tiene muchas cosas para ver y visitar, podés irte muchos días. Lo que yo no recomiendo es estar 10 días en un solo destino de playa como Cayo Largo por ejemplo, porque a mi gusto se hace un poco monótono y perdés la oportunidad de conocer otros destinos.

Y vos que vendés Caribe en general. ¿Por qué creés que la gente tiene que conocer Cuba? ¿Qué es lo que tiene de único y especial?

Cuba tiene todo lo que busco en unas vacaciones. Tiene playas hermosas que no tienen otros destinos. Yo conozco México, Dominicana, Aruba, Panamá y, para mí, las playas de Cuba son las más lindas. Ideal para los argentinos a los que les gusta la playa de arena bien blanca, de agua tranquila y cristalina. No conozco todas las playas pero tanto las de Cayo Santa María, como las de Cayo Guillermo, que son las que yo conozco, como otras playas que habitualmente vendemos, son realmente hermosas.

Bueno, ya que mencionás a las playas, quería que me hables de eso. ¿Cuáles son las playas más lindas para visitar? ¿Son todas de arena blanca y agua turquesa y cristalina?

Yo Varadero no conozco, pero te diría que, por lo que conozco de venderlo, las playas de los Cayos son más lindas en relación a lo que les suele gustar a los argentinos, que es lo que acabás de decir: arena blanca y agua cristalina. Varadero es una buena alternativa cuando van con chicos y no quieren viajar mucho tiempo, porque es la que está más cerca de La Habana sin tener que viajar muchas horas de un lado a otro. Si tenés una semana, quizás conviene hacer la Habana y Varadero. En La Habana tenés las playas del este también, donde suelen ir los cubanos, no son tan turísticas. Están bien si por algún motivo tuviste que quedarte ahí y te querés refrescar un poco, pero no son tan atractivas.

Por otra parte, para quienes quieren conocer un Cayo pero no quieren viajar durante tantas horas, me parece que Cayo Santa María es una buena opción, porque queda a 6 horas en traslado regular de La Habana. A comparación con otras playas de Cuba, tiene un agua un poquito más movida pero no llega a tener grandes olas. Al lado de Cayo Santa María, se encuentra Cayo Los Ensenachos, donde en este momento hay un solo hotel, que es el Iberostar, y la playa es realmente una piscina, es como una bahía que se cierra y el agua es super tranquila.

Después, a unas 3 horas de estos cayos, se encuentran Cayo Coco y Cayo Guillermo, que están a media hora de distancia entre sí y ambas playas están muy buenas. La joyita del destino es playa Pilar, que se puede ir a visitar en el día.

De todas maneras, en cuanto a las playas, lo que nosotros hacemos muchas veces es recomendarlas de acuerdo al hotel, porque hay hoteles que sabemos que tienen zona de piedras en la playa, por ejemplo.

Otras de las playas que se piden mucho son las de Cayo Largo, donde se forma como un banco de arena; vas caminando y el agua te llega a la rodilla, aún después de haber entrado varios metros. Hay gente a la que quizás ese tipo de playa no le gusta, por eso todo depende del gusto particular de cada uno. Lo que tiene Cayo Largo, que está bueno saberlo, es que las playas hermosas que uno suele ver cuando googlea fotos del destino no son las que están a la salida de los hoteles. Tenés que tomar un traslado hasta esas playas. Hay unos colectivos dentro de los Cayos para moverse de una playa a otra. Y además se debe tener en cuenta que algunas playas son nudistas.

Ahora, volviendo a Cuba y sus atractivos, ¿qué más te llamó la atención?

En cuanto a lo cultural, tiene mucho para ver, hitos históricos que tuvieron lugar ahí.

Una de las cosas que más me gustó es que cuando vas caminando, por todos lados escuchás música, en la calle, en los bares se escuchan los temas clásicos de la salsa cubana y le da un toque especial.

Y vas viendo esos edificios antiguos… La Habana es una ciudad que me gustó muchísimo, en la que me sentí muy cómoda, en la que sentí esa buena onda de la gente.

Para mí la gente local es todo un atractivo en sí mismo. Tiene como esa alegría… una alegría contagiosa. Me acuerdo de que una vez iba caminando y escuché música, salsa, y pensé que venía de algún bar o boliche. Cuando me acerco, veo a personas mayores sentadas aplaudiendo y enfermeras bailando en el medio. Era una residencia geriátrica. Yo cuando lo vi dije: “Esto es Cuba”. Me parece que es gente que tiende a valorar lo que tiene, que es lo que uno también tiene que hacer cuando va, valorar el destino.

Porque algo que siento que pasa es que Cuba genera amor/odio para quienes la visitan. Tenés a los que aman Cuba y a los que no les gustó para nada. Yo creo que uno tiene que saber al destino al que está yendo. Tenés que saber mínimamente sobre la historia del bloque de Cuba. Ellos vivieron durante mucho tiempo en una situación completamente diferente a la nuestra, tienen otra idiosincrasia, que puede ser difícil de entender, de aceptar. Yo siempre les digo a los pasajeros que tienen que ser más flexibles cuando van a Cuba, si vos estás esperando que las cosas sucedan de la manera en la que te las imaginaste idealmente, es muy probable que no sea así y que te frustres. Puede pasar que se demore un vuelo, que tarde más un traslado, pero el servicio se cumple. Puede pasar que en un All Inclusive haya algún alimento que falte de los que están en la carta y no tengan lo que querías pedir, o algo muy común es que falten cucharitas en el desayuno, algo que puede parecer una pavada pero más de una persona lo toma como algo básico que no puede faltar. Entonces, yo siempre aviso que quizás ese hotel catalogado como 5 estrellas, que es de 5 estrellas en la misma cadena en otro destino, en Cuba lo tomen como de 4 estrellas. Lo mejor es que se relajen, se dejen sorprender y disfruten del destino, porque es un destino para disfrutar.

La zona de la Habana Vieja puede ser impactante porque las casas son humildes, a nivel paisajístico no es imponente, pero para mí eso es parte del encanto. Además, está el prejuicio de la inseguridad. Y pasa todo lo contrario. Cuando yo fui sola este año, me sentí super segura caminando por la calle. Ellos viven del turismo, entonces cuidan mucho al turista, la policía es muy estricta. Muchos se preocupan porque no quieren que les estén encima pidiendo todo el tiempo en las calles. Yo sinceramente no lo viví de esa manera, nunca tuve gente atrás mío pidiéndome plata. Sí puede ser que haya gente que pida… ellos tienen todo lo básico, comida, leche, pero tal vez no tienen acceso a determinadas cosas, jabones, shampoo. Es por eso que cuando te vas del hotel, generalmente se estila dejarle esos artículos a la gente de limpieza. El otro día una pasajera me preguntaba: ¿Hay jabón en los hoteles? ¡Claro que hay jabón! A nivel turismo, hay de todo. Lo que pasa es que son dos mundos diferentes: uno es el del turismo y otro es el de la realidad cotidiana de la gente que vive allá. La propina se valora muchísimo, porque los que trabajan en un hotel tal vez cobran 25 o 30 cuc por mes (Nota de la entrevistadora: hoy un cuc son 0,88 euros). Muchos de ellos tienen acceso a una casa propia, pagan muy poco de impuestos. Lo comento porque a veces no se entiende cómo pueden vivir con tan poco dinero. Ellos se manejan con la moneda local, que son pesos cubanos. Y un cuc, que es la moneda internacional, son más o menos 23 pesos cubanos (Nota de la entrevistadora: hoy un cuc son 27 pesos cubanos). Entonces cuando le das uno, dos o tres cucs a un maletero o a alguien del hotel que te atendió o al conductor de un traslado, para ellos vale mucho.

Quería preguntarte por esas personas que laburan allá. Dicen que el nivel de educación es excelente. Una amiga que viajó y estuvo 2 meses, habló con muchos locales y me comentó que se encontró con taxistas que son abogados, colectiveros historiadores, gente que labura en un hotel pero que se recibió de arquitecta… ¿es así, te encontraste con eso vos también?

Sí, es así. De hecho, creo que una de las cosas que hay que hacer es hablar con la gente local. Te cuentan sobre su vida y también se interesan por la tuya, quieren saber sobre la situación política de nuestro país también. Me acuerdo de que una vez me puse a hablar con el mozo que atendía las mesas en el Hotel All Inclusive y me contó que era ingeniero hidráulico. ¿Y qué pasa? Si vos sos ingeniero, cobrás 25 cucs por mes, pero si trabajás en el hotel cobrás 25 cucs más propina. Y los mozos son los que más propina se llevan. Entonces es mucha la diferencia.

También las personas que se dedican la animación en el hotel tienen que estudiar turismo para trabajar como animadores y especializarse en el tipo de animación que van a querer hacer. Pero por ejemplo, una chica que daba clases de zumba en la playa era psicóloga. La mayoría de la gente con la que hablé tenía una carrera previa.

Y ahora que no hay bloqueo, ¿esas personas tan formadas no piensan en la posibilidad de irse?

Es que, por lo que me comentaron, ahora está todo trabado. Con Obama se había abierto un poco la cosa, pero ahora con Trump todo se volvió a complicar. Y además está el tema económico. Yo hablaba con un chico que tenía al papá en Houston y le ofrecía irse con él. Pero para ir, necesitaba primero pagar la Visa, que sale más de 1000 cucs. Y después el pasaje. Así que imagínate que se les hace muy difícil poder acceder a eso con lo que ganan. Hay muchos casos de cubanos que se casan con extranjeros y entonces pueden irse de esa manera y les resulta más fácil.

¿Y la gente se quiere ir? Porque recién me contabas que valoraban lo que tenían…

Yo veo mucha diferencia entre los jóvenes y la gente más grande. Hay gente grande que incluso vivió la miseria previa a la revolución, que prefieren quedarse con lo que tienen, que así están bien, y no arriesgarse a lo que pueda llegar a pasar. Porque tenían bastante miedo a la apertura. Cuando yo fui la primera vez justo se estaba hablando este tema.

La gente más joven es la que empieza a querer otras cosas, por ejemplo, el wifi, que no es de tan fácil acceso. La primera vez que fui apenas los hoteles tenían mail. Ahora hay wifi en las plazas. aunque deben pagar las tarjetas de wi fi que están a precio CUC y les resulta caro. Es algo que igual está avanzando  En 2018 vi que muchas personas tenían en sus celulares redes sociales como Instagram y un chat muy parecido a Whatsapp.

Bueno, vos recién me contabas que fuiste sola a Cuba y te sentiste cómoda y segura. ¿Creés que Cuba es un destino que está bueno para ir en pareja, en familia, con amigos?

Para mí, Cuba se presta para lo que vos quieras dependiendo qué lugar elijas. Por ejemplo, si vas solo/a o con amigos y querés salir, La Habana tiene un montón de bares donde se baila, salsa y muchos otros ritmos, lugares donde escuchar jazz, hay mucha movida cultural y nocturna.

Si vas en pareja, se me ocurre más pasar días en la playa, ir a Cayo Largo, que es de las playas más lindas de Cuba, donde no hay mucho más para hacer que vida de playa, relax. También en Cayo Santa María hay muchos hoteles solo adultos, que son una buena opción para mieleros también.

Y para familias, tenés ofertas de All Inclusive en todos lados, quizás suelen ir más a Varadero como decíamos antes por el menor tiempo de viaje, pero también tenés un centro, así que se puede ir con amigos.

Ya que me hablaste de los alojamientos, ¿qué recomendás? Algunas personas suelen quedarse en casas de familia, sobre todo en La Habana. ¿Vos dónde paraste?

Yo las dos veces fui a hoteles. Pero si voy una próxima vez, que quiero ir, me animaría a ir a una casa de familia. Conozco mucha gente que fue a casas de familia y tuvo muy buenas experiencias. Incluso hay una especie de Arbnb con casas de familia o podés consultar con el Ministerio de Turismo de Cuba que tiene un listado de casas de familia recomendadas. Por otro lado, ellos quieren hacer sentir bien al turista, entonces la gente que te hospeda va a esforzarse porque te sientas cómodo, te van a hacer un buen desayuno, te van a dar recomendaciones del destino y vas a poder vivir la experiencia de convivir con ellos, de hablar, de conocer realmente cómo viven. Además, parar en una casa de familia es mucho más barato que parar en un hotel, la diferencia de precio es enorme.

¿Querés saber más sobre Cuba? ¡Entonces no te pierdas la segunda parte de la entrevista! Marcela nos cuenta cuál es la mejor época para viajar, la mejor forma de moverse allá, experiencias gastronómicas que tenés que probar y los imperdibles de La Habana y otros destinos.

Acordate que, si te interesa viajar a Cuba, podés comunicarte al 0810-222-0741 y seguir las instrucciones para hablar con nuestra especialista Marcela Rodenas.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *