Conociendo a Floxie

Trabajó durante 20 años en el aeropuerto y pensó que podía ser una gran idea compartir toda su experiencia en un blog. Y le fue muy bien. Ella es Floxie.

Para empezar, me gustaría que definieras quién es Floxie en una frase.

Floxie es una persona que ama viajar y le encanta contagiar esas ganas a todo el mundo para que se animen y recorran su propio camino.

¿Cómo fue laburar tantos años en atención al cliente en líneas aéreas? Suena duro…

Fue super interesante y enriquecedor el poder conectarme con gente de todos los países, gente en situación de viaje, cada uno tiene mil historias para contar. Conocí historias muy lindas, encuentros, desencuentros, despedidas tristes, siempre fue muy divertido trabajar en el aeropuerto., ningún día era igual. Por eso, el que trabaja en el aeropuerto no se quiere ir más. La dinámica que tenés versus una oficina es maravillosa. Obviamente cuando había cancelaciones y demoras era bastante duro porque la gente se ponía muy nerviosa y hasta agresiva, pero después con el tiempo uno entiende que no se lo tiene que tomar personal, y llegás a disfrutar el trabajo aún en los momentos difíciles.

¿Cuándo decidiste arrancar con el blog y por qué?

Fue hace 5 años y surgió de una necesidad mía de empezar a plasmar todo lo que veía en el aeropuerto, que la gente no sabía por desconocimiento, porque no se hablaba mucho en los medios. Yo veía que había una falta muy grande en cuanto a la información sobre documentación, sobre las cosas que pasaban en el aeropuerto. Y bueno, yo había estudiado comunicación social durante 4 años, estudié turismo, diseño audiovisual, fotografía y me parecía que el blog era el lugar para unir todas mis pasiones y, de paso, dar un servicio a la comunidad; ayudar a que familias dejen de perder vuelos o dejen de tener problemas y arruinar sus vacaciones por la desinformación. Así que empecé a escribir, sobre los temas que no estaban muy hablados en las redes, ya sea reclamos de equipaje, visas, documentación. Y el blog fue creciendo cada día más.

¿Cómo fue el paso a la exposición en redes? ¿Qué aspectos positivos y negativos encontrás en ese contacto virtual cotidiano con tus seguidores?

Es muy lindo porque uno tiene una relación mucho más cercana con la gente que te sigue y empezás a conocerlos, empiezan a contar sus historias, te conmueven. Es muy lindo darse cuenta de que del otro lado hay gente real, a la que le sirve lo que estás haciendo, que los inspira. Entonces es genial. Lo positivo es eso, es poder tener alcance a mucha gente que sentís que estás ayudando con tus consejos, con tus palabras. Es buenísimo. Me da energías para seguir haciendo lo que estoy haciendo. Con respecto a las cosas negativas, a veces hay gente que no te conoce o te prejuzga o piensa que estás a su disposición solo por estar en las redes y hacen comentarios que, en lugar de ser constructivos, son solo para lastimar. Eso depende del mambo de cada uno. Y no está bueno. Yo creo que las redes tienen que ser una herramienta para construir, no para destruir nada. Eso es lo que intento transmitir siempre en mis mensajes.

¿Cuál fue el destino que más te sorprendió, ese que no te entusiasmaba tanto y te terminó encantando?

Rumania. Fui con cero expectativas. Estuvo genial. tanto la visita a Bucarest como a Brasov, en la zona de Transilvania, recorrer toda la leyenda de Drácula. Descubrí ciudades hermosas, la gente super amable y es un destino super barato, sobre todo en comparación con el resto de Europa, así que lo super recomiendo.

¿Y el que más te impactó?

Islandia, porque realmente es algo maravilloso, es una isla volcánica con paisajes muy diferentes a los que conocemos. Y más allá de la naturaleza y el paisaje, realmente vale la pena conocer a la gente que vive ahí, que son muy poquitos, 330 mil, con su filosofía de vida, su cultura, su respeto por la diversidad, por darle lugar a las mujeres que se merecen un trato igualitario en los puestos de trabajo; Islandia fue uno de los primeros países que tuvo mujeres presidentes. El 94% de la población es universitaria. No planifican con mucho tiempo porque están sujetos al clima, son descontracturados. Hay mucha vida cultural, tenés bandas en vivo a las 2 de la mañana. Islandia me voló la cabeza.

¿En qué lugar vivirías?

En Nueva York, es una ciudad donde creo que sería feliz. Otra ciudad en donde viviría es Reikiavic, en Islandia, es un lugar que me atrae, y creo que en Roma también viviría, me sentiría como en casa.

¿Cuál fue el destino que menos te gustó?

Egipto, me sentí muy incómoda, todo el tiempo, la mujer es un adorno, es un objeto, no tiene derechos. Sentí el acoso en carne propia. A todas las mujeres que mostraban un poquito más de piel nos miraban mal. Aun viajando con mi ex novio, me sentí muy desprotegida. No volvería a ir, a no ser que vaya en tour, donde me lleven y me traigan.

¿Qué fue lo más raro que probaste?

Cerveza a base de testículo de ballena, en una cervecería artesanal en el medio de la nada en Islandia, después de ver las auroras boreales, así que fue un flash. Tiene un olor muy fuerte, pero de gusto es rica, una locura.

¿Cuál es tu próximo destino?

Tengo muchos pendientes: Turquía, Japón, Hawai… ¡veremos cuándo se concretan!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *