Valparaíso, la ciudad bohemia

¿Te copa la movida cultural? ¿Sos fan de las ciudades con vista al mar? ¿Caminás por tu barrio y vas buscando rincones intervenidos por artistas para sacarte una selfie y subirla a Instagram? Entonces, tenés que ir a Valparaíso.

La forma más cómoda de llegar es tomándote un vuelo a Santiago de Chile, con Sky Airline, obvio, y después, te vas en colectivo hasta Valparaíso. Estás en 2 horas. Podrías alquilar un auto para hacer este tramo, pero después, cuando estés en Valparaíso, no lo vas a necesitar porque Valpo es una ciudad para caminar, llena de desniveles y pequeñas callecitas. Así que la mejor opción es ir en bondi. Podés aprovechar y quedarte unos días en la capital chilena. Vale la pena.

Como te contábamos, en Valparaíso vas a tener que andar a pie, subir y bajar escaleras constantemente. Es una ciudad portuaria construida en altura sobre diferentes cerros: tiene ¡45! en total. Los más turísticos son el Cerro Alegre y el Cerro Concepción. Hay muchísimas cosas para hacer. Te dejamos algunas imperdibles:

Descubrir los murales

Esto es primordial. Recorré las calles, perdete por los rincones y admirá los murales que vas a encontrar a cada paso. Podés contratar un tour para que te cuenten un poco sobre la historia y los artistas detrás de los graffities (hay unos muy buenos que se llaman Valpo Street Art). Los mejores lugares para ver murales son: los Cerros Alegre, Polanco y Cárcel y el barrio Puerto.

Usar los ascensores

También llamados “funiculares”. Aunque te den las piernas, tomarse un ascensor es algo típico que está bueno hacer en Valparaíso. El precio es muy económico y están disponibles de 7 a 23 hs. No dejes de conocer el Ascensor Reina Victoria.

Conocer La Sebastiana

Es una de las 3 casas del famoso poeta Pablo Neruda (junto con La Chascona, en Santiago, y la Casa de Isla Negra). Está ubicada en el Cerro Bellavista y tiene una vista espectacular a la bahía. Pueden visitarla de martes a domingos de 10 a 18 hs. (ojo que los lunes está cerrada). La decoración es ecléctica; la casa está llena de objetos de todo el mundo, que Neruda se hacía traer especialmente. El poeta solía pasar los años nuevos en La Sebastiana, para admirar desde ahí el espectáculo de fuegos artificiales.

Visitar la Playa Las Torpederas

Es ideal para descansar y relajarse, porque es una playa no tan concurrida. Tiene aguas calmas y muuuy frías. Está buena para hacer buceo.

Ver el atardecer sobre el Pacífico

Para eso está bueno ir hasta las playas de Viña del Mar, la famosa ciudad balnearia (muy linda pero más cara para alojarse), o Reñaca. A ambas pueden ir muy fácilmente en colectivo.

Disfrutar de la movida cultural

Si hay algo que no le falta a esta ciudad es oferta artística. Está llena de barcitos con música en vivo, centros culturales con obras de teatro, espectáculos de danza, museos, festivales y mucho más. En esta web, podés enterarte de la agenda cultural de la ciudad. Algunos bares que te recomendamos visitar son:

-Bar Cinzano, un bar tradicional, inaugurado en 1896, que queda en el puerto, sobre la Plaza Aníbal Pinto; famoso por sus noches de tango y boleros en vivo, es frecuentado tanto por locales como por turistas.

-Bar del Barrio. Muy buena comida y un escenario que literalmente cuelga del tercer piso. Ideal para disfrutar de la terraza escuchando música en vivo.

-Rincón de las Guitarras: el mejor lugar para bailar cueca; acá vas a encontrar la auténtica vibra chilena, bohemia y porteña.

Comer las Empanadas Delicias

Un clásico infalible. Este local queda en el Cerro Concepción y tiene más de 70 variedades de empanadas. Te las preparan ahí en el momento. Dos gustos bomba que tenés que probar: las de queso, pulpo y ciboulette y las de pino, famosas en todo Chile.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *