Tu primera vez en Londres – Capítulo I

Londres es de esas ciudades del mundo que hay que conocer. El clima tiene muy mala prensa, pero no dejen que los amedrente. La capital inglesa es fascinante y tiene muuuchas cosas para ofrecer.

Acá encontrarán el capítulo I de una guía práctica con todo lo que hay para ver y algunos tips útiles si van por primera vez a Londres. ¡Espero les sirva!

Torre de Londres y puente de la Torre

La Torre de Londres es un castillo histórico situado en la ribera norte del río Támesis en el centro de la ciudad: fue usada como palacio real, fortaleza, prisión y hasta zoológico.

Actualmente, se pueden ver las joyas de la corona, la torre blanca, el palacio medieval y la capilla real de San Pedro y Vincula.

La entrada es bastante cara: sale 22,70 libras. Desde marzo a octubre, está abierto de martes a sábados de 9 a 17.30 hs. y domingos y lunes de 10 a 17.30 hs.

La estación de subte más cercana es Tower Hill.

El Tower Bridge se encuentra junto a la Torre y cruza el río Támesis. Construido con estilo victoriano, es uno de los íconos de la ciudad. En el interior, se pueden aprender algunos aspectos interesantes sobre la construcción del puente, pero definitivamente no es una visita imprescindible.

Palacio de Westminster

En él están las dos cámaras del Parlamento del Reino Unido: la cámara de los lores y la cámara de los comunes. El palacio contiene más de mil salas y está ubicado en las orillas del río Támesis.

Sólo se puede visitar los sábados y durante los meses de verano. Las entradas se pueden conseguir haciendo cola el mismo día, por lo cual les recomendamos ir bien temprano. La entrada varía entre 18 y 28 libras, según elijas audioguía o guía.

Si les interesa asistir a sesiones parlamentarias, pueden acercarse de lunes a jueves a la puerta de la calle St. Margaret.

London Eye

Queda a orillas del río Támesis, en la zona sur (South Bank). Con 135 metros, es la rueda más alta de Europa y, curiosamente, la atracción turística más convocante del Reino Unido: todos los años la visitan 3,75 millones de personas.

Fue inaugurada en 2000 y por eso es conocida como Millenium Wheel (la Rueda del Milenio). La estructura está compuesta por 32 cabinas; cada una tiene capacidad para 25 personas.

¿Vale la pena subir? Sí, las vistas panorámicas son impresionantes. En un día despejado, se puede alcanzar una visibilidad de 40 km. a la redonda.

¿Es cara la entrada? Sí, bastante. Cuesta 25 libras. Te recomendamos sacarla por Internet, por dos razones: es más barata (22,46 libras) y te ahorrás la cola, que suele ser muuuy larga.

El London Eye abre todos los días, excepto el 25 de diciembre. El horario de apertura y cierre va variando de mes a mes. Pueden consultarlo acá

La estación de subte más cercana es Waterloo, aunque Charing Cross, Embankment y Westminster también están cerca.

Big Ben

Sin dudas, representa uno de los íconos más famosos de Londres. Big Ben es el nombre de la campana mayor, que pesa más de 14 toneladas.

La torre alberga el reloj de cuatro caras más grande del mundo, que comenzó a funcionar en 1859. Desde 2012, se llama Elizabeth Tower en honor a la reina Isabel II.

La estación de subte más cercana des Westminster.

Palacio de Buckingham

Construido en 1703, es hoy la residencia oficial de la familia real británica en Londres y cuenta con 775 habitaciones. También se utiliza para ceremonias oficiales y visitas de Estado. Los turistas pueden conocerlo durante unas pocas semanas del año, entre fines de julio y fines de septiembre, cuando la familia real está de vacaciones. La entrada cuesta 24 libras.

Otra de las mayores atracciones del palacio es el cambio de guardia, espectáculo que atrae a miles de personas. Se lleva a cabo todos los días a las 11 hs. Personalmente, creemos que no vale la pena. Es más, lo incluimos hace tiempo en la nota sobre los fiascos viajeros.

Tips londinenses

Ojo que Londres tiene 6 aeropuertos

Heathrow, Gatwick, Stansted, City, Luton y Southend. Así que fíjense bien a cuál llegan, porque algunos quedan bastante lejos del centro de la ciudad (Stansted, Luton y Southend, sobre todo).

Saquen la Tarjeta Oyster

Es una tarjeta magnética recargable (como una Sube porteña) que simplifica los pagos en los medios de transporte públicos. Además de agilizar el proceso, los precios son mucho menores que cuando se compran pasajes individuales.

La pueden adquirir en cualquier estación de metro. Sale 5 libras. Cuando la terminen de usar, la pueden devolver y les dan todo el saldo que les quede más las 5 libras que pagaron por la tarjeta.

No se olviden del paraguas

Porque suele llover. Y no van a querer dejar de pasear por eso, ¿no?

Atenti: la mayoría de los museos son ¡GRATIS!

No todas son malas noticias entre Londres y los bolsillos del turista. En la segunda parte de esta nota, les contamos qué museos visitar, pero ya pueden ir sabiendo que ¡no tienen costo!

Lleven un cargador universal

Dato clave. El enchufe es de 3 patitas rectangulares, dos apaisadas y una vertical (no tenemos algo así acá).

¡Hay mucho más para saber sobre Londres! ¿Les interesa? ¡Lean la segunda parte de esta nota!