Lugares de Catamarca que te van a sorprender

En esta #SemanaNorteArgentino, no queríamos dejar afuera los hermosos lugares de Catamarca, una provincia que no es tan popular como Tucumán, Salta o Jujuy, pero que tiene muchos escenarios naturales realmente increíbles para visitar. Seguramente, varios de ellos no los conocés, tal vez ni de nombre, y por eso los incluimos en nuestro episodio de Podcast de Argentina Secreta. Creemos que esta nota te va a sorprender. Y nos animamos a apostar que, cuando termines de leerla, vas a querer ir a conocer los siguientes lugares de Catamarca:

Dunas de Tatón

Las Dunas de Tatón son uno de los lugares de Catamarca que hay que visitar

Estas enormes montañas de arena se ubican al oeste de la provincia, en el departamento de Tinogasta y ocupan un área de 103 km2.  Entre estos “glaciares de arena”, Catamarca puede jactarse de tener la duna Federico Kirbus, la más alta del mundo, que mide ¡1.230 metros! Su base está a 1.615 metros sobre el nivel de mar y su cima a 2.845 metros. Es casi un 30% más elevada que la que le sigue, la “Duna Grande”, que se alza en Ica, Perú.

Ideales para los amantes del sandboard o las travesías en 4×4, las Dunas de Tatón también cautivan a fotógrafos y turistas que disfrutan de exóticos paisajes. Además, estos inmensos médanos son uno de los lugares preferidos en los circuitos del Dakar para sus competencias.

Pueden visitarse durante todo el año, si bien en verano es recomendable ir bien temprano a la mañana o hacia el atardecer (ver el ocaso ahí es, si dudas, una experiencia inolvidable) porque hace mucho calor.

San Fernando del Valle de Catamarca

Foto: Gonzalo Martínez

La capital de la provincia es uno de los lugares de Catamarca para visitar; tiene la particularidad de que, como dice su nombre, se encuentra en un valle a orillas del río del Valle, rodeado de sierras, la Sierra de Ambato y la Sierra de Ancasti. Para apreciar este hermoso paisaje, te recomendamos que subas a la Cuesta del Portezuelo.

Los principales atractivos de la ciudad son su arquitectura colonial, su vida cultural (hay un mercado de artesanías y varios museos: arqueológico, folklórico y hasta de deporte) sus comidas típicas (no dejes de probar los lomitos y los vinos) y su música: el folklore, claro.

Además, es un centro religioso destacado por su peregrinación a la Virgen del Valle (que se hace en Semana Santa y el 8 de diciembre). Te recomendamos visitar la Iglesia de San Francisco y la Catedral Basílica.

La capital de Catamarca sirve también como puerta de entrada para muchos puntos turísticos, como los diques El Jumeal y Las Pirquitas, que se pueden visitar en el día.

La Ruta de los Seismiles

La ruta de los Seismiles es otro de los lugares de Catamarca que vale la pena recorrer

Vale la pena recorrer esta ruta de casi 200 kilómetros, que une la ciudad de Fiambalá con el paso San Francisco, en la frontera con Chile. Te vas a adentrar en las entrañas de la Cordillera de los Andes y vas a ver un paisaje desértico y 19 volcanes de más de 6 mil metros de altura, como el Inca Huasi, el Pissis, el Galán y el Ojo del Salado (es el más alto del mundo, con 6.893 metros).

Las cumbres se convirtieron en grandes desafíos para los turistas montañistas y son ideales para los amantes de los deportes extremos. Las culturas andinas originarias reconocían a los Seismiles como morada de dioses y seres sobrenaturales y realizaban ahí peregrinaciones y ceremonias.

Al borde de las lagunas pueden verse flamencos rosados y, en los alrededores, pese a la escasa vegetación, guanacos, vicuñas y burros.

Las excursiones salen desde la localidad de Fiambalá, la “Puerta de los Seismiles”, otro lindo lugar que vale la pena visitar, que queda muy cerca de la frontera con Chile. Cabe aclarar que los paseos por la Ruta de los Sesimiles se hacen desde octubre a abril por cuestiones climáticas. La ruta también se puede recorrer de forma particular.

Campo de Piedra Pómez

Es una maravilla natural asombrosa y una parada obligada en los lugares de Catamarca que tienen que conocer. El campo de Piedra Pómez es un Área Natural Protegida, que queda al sur del departamento Antofagasta de la Sierra, a más de 3 mil metros de altura y tiene una extensión de 25 kilómetros.

La actividad volcánica (hay más de 200 volcanes en la zona) y los fuertes vientos gestaron unas formaciones extrañas de roca color blanco, amarillo y ocre con puntas rosadas; algunas superan los 4 metros de altura. Son como copos de merengue, que se recortan caprichosamente contra el cielo azul. Parece realmente un paisaje lunar.

Las excursiones parten desde la localidad de El Peñón. El campo de Piedra Pómez se puede recorrer caminando, pero no se olviden de llevar gorro para el sol y mucha agua.

La Ruta del Adobe

Se trata de un recorrido de 50 kms a lo largo de la Ruta Nacional Nº 60 que va desde Tinogasta hasta la entrada de Fiambalá.

No es difícil deducir que la ruta recibe su nombre porque casi todos sus principales edificios y muchas de sus viviendas familiares están construidas con adobe, una mezcla de barro y paja. Son estructuras sólidas para resistir al clima de la zona.

El circuito se inicia en Cerro Negro. En cuanto a las construcciones, cabe destacar a la Iglesia Nuestra Señora de Andacollo (la de la foto, una famosa postal que aparece si buscamos los lugares de Catamarca pra conocer), en el paraje de La Falda; la antigua estación del FFCC Belgrano en la localidad de Copacabana; el Oratorio de los Orquera, una pequeña capilla familiar del año 1747, en El Puesto; la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, que data de 1712; el Mayorazgo de Anillaco de 1714, una construcción española de estilo andaluz; la Casagrande, un hotel de Adobe de 1897, y el Centro Cultural de Tinogasta.

La Ruta del Adobe se puede hacer en un día con una excursión guiada o también de manera particular, ya sea en auto, a caballo o bicicleta. Tinogasta, además, ofrece una gran variedad de opciones para el turismo aventura: trekking, montañismo, paseos en camionetas 4×4 y cabalgatas.

Para terminar la nota, sumamos un dato no menor: Catamarca es la única provincia del país que aún no tuvo un solo caso de COVID-19, así que ahí hay otra buena excusa para conocerla.

¿Y? ¿Te dieron ganas de conocer estos lugares de Catamarca?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *