Los imperdibles de Nueva York

Start spreadin’ the news, I’m leavin’ today

I want to be a part of it

New York, New York

¿Empezaron a tararear inmediatamente esta famosísima melodía? Y sí, es inevitable.

Hace mucho que queríamos escribir sobre Nueva York. Es que hay tanto que decir, que no sabíamos por dónde empezar. Decidimos hacerlo por aquellas atracciones turísticas obligadas en una primera vez, las que no te podés perder, las clásicas, que no por eso son siempre las mejores o las que les gustan a todos. Estos son, para nosotros, los imperdibles de NY:

Central Park

El emblema de la ciudad. Escuchaste tanto hablar de él y lo viste tantas veces en series y películas que sentís que ya lo conocés. Perdete, recorré los senderos, paseá en bici, hacé un picnic, remá en el lago, mezclate con las reinas del lugar (las ardillas, obvio). Es hermoso visitarlo en cualquier época del año.

Empire State

Otro de los clásicos de Nueva York. Es uno de los edificios más altos de la ciudad, con 102 pisos. Hay un mirador en el último y otro en el 86, con vista de 360°. El horario para subir es desde las 8 de la mañana hasta las 2 de la madrugada. Te conviene comprar tu entrada online para ahorrarte las colas, que suelen ser muuuuy largas.

Estatua de la Libertad

Si la querés ver de lejos, podés subirte GRATIS al ferry de Staten Island. A medida que te vayas alejando de Manhattan, vas a tener unas vistas preciosas de la ciudad. Podés ir al atardecer y ver cómo las luces del Downtown se van encendiendo. El horario de los ferries es entre las 8:30 y las 16:30 hs.

Para subir al mirador de la Estatua de la Libertad, que está ubicado en la corona, vas a tener que reservar tu entrada con tiempo, porque se agotan rápidamente.

MET

El Museo Metropolitano de Arte es, sin lugar a dudas, uno de los museos que hay que visitar en Nueva York. Está considerado como uno de los más importantes del mundo: ¡tiene más de 2 millones de obras! de genios como Monet, Van Gogh, Rembrandt, Renoir, Rodin y muchos más. Las colecciones egipcia y romana son impresionantes.

Se encuentra dentro de Central Park y, en los meses de verano, podés subir a la terraza, donde hay un lindo mirador para disfrutar de unas vistas increíbles del parque y los alrededores.

El horario es de 9:30 a 17:30 de domingo a jueves; los viernes y sábados está abierto hasta las 9 de la noche.

Top of the Rock

En lo alto del Rockefeller Center, vas a disfrutar de una de las vistas más maravillosas de Nueva York. Poder admirar el Empire State de lejos es como ver a la Torre Eiffel desde el arco del triunfo. La hora más solicitada es obviamente la del atardecer, así que si querés presenciarlo, te recomendamos reservar la entrada con una hora estipulada.

Además, el Rockefeller Center está lleno de restaurantes, bares y negocios para visitar. En invierno, tenés la opción de patinar en su famosa pista de hielo.

Times Square

Es el epicentro y el lugar más turístico de la ciudad. Pasar por Times Square es una cita obligada. Si no estuviste ahí, no estuviste en Nueva York. Las pantallas proyectan anuncios luminosos sin parar, las multitudes de turistas ocupan cada centímetro, los vendedores y artistas callejeros no descansan. Quedate ahí y mirá la vida pasar, es un verdadero espectáculo para tus sentidos.

Puente de Brooklyn

Indispensable cruzar el puente más famoso y fotogénico de la ciudad y luego pasear por Brooklyn, un barrio encantador. Los enamorados pueden dejar su candado, una ya típica tradición. El puente mide casi 2 kilómetros y pasa por encima del East River. Te recomendamos visitar el Brooklyn Heights Promenade y el Empire Fulton Ferry Park, dos miradores increíbles para disfrutar de las impresionantes vistas de Manhattan.

Chelsea Market

Es un hermoso mercado, lleno de restaurants y negocios con productos de excelente calidad. Además, podés comprar comida si estás alojado en un departamento y necesitás cocinar. Está abierto desde las 7 hasta las 21 hs.

Una buena opción es aprovechar para visitar el High Line, un parque construido sobre vías de tren abandonadas, donde podés hacer un picnic con lo que compraste en el mercado.

Catedral de San Patricio

Entre rascacielo y rascacielo, vas a encontrarte con esta catedral neogótica que te va a dejar con la boca abierta. Queda justo enfrente del Rockefeller Center, al lado de la Quinta Avenida. Está dedicada al Patrón de Irlanda y merece una visita. Está abierta desde las 7 de la mañana hasta las 20.30 hs.

Broadway

Te recomendamos que no dejes de ir a ver un musical en Broadway, es una experiencia única e inolvidable. Un clásico es “El Rey León”. Si vas, no te vas a decepcionar. Para comprar los tickets, hay varias buenas opciones: una es hacerlo online antes de viajar, para asegurar tu lugar; otra es ir a último momento a algún stand de TKS, donde se venden las entradas que quedaron remanentes en el mismo día de la función. Suele haber largas colas para esta alternativa, pero vale la pena el tiempo invertido para ahorrar plata. Los descuentos pueden llegar al 50%. Por último, los mismos teatros también tienen entradas en oferta: estén atentos a “las loterías” de Broadway (sorteos) y a los rush tickets, que se ofrecen para la gente que llega antes de que se abran las boleterías.

Seguramente muchos no coincidan con esta caprichosa lista. Es el recorte que humildemente hemos hecho. ¿Ustedes tienen otra? ¡Compártannos su lista de imperdibles neoyorkinos!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *