Qué hacer en Kazán (además de alentar a la Selección)

Todos los argentinos en Rusia están desesperados por llegar a Kazán, la ciudad sede del partido de octavos de final entre Francia y Argentina: trenes, colectivos y aviones colapsados. Nadie se imaginaba este escenario. Nosotros tampoco.

Si tenés la suerte de llegar a la capital de la República de Tartaristán, te dejamos una lista de cosas imperdibles para hacer, aparte de alentar a la Selección (ojalá que desde adentro de la cancha):

Pasear por el Kremlin

Cita obligada. La principal ciudadela histórica de la República de Tartaristán fue construida en el Siglo XVI por Iván Vasílievich, más conocido como Iván el Terrible, el primer zar que existió en Rusia. Su mayor atractivo es sin dudas la hermosa mezquita Qol Šärif con sus cúpulas celestes, que fue declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Les recomendamos contemplar el atardecer desde ahí arriba.

Otros monumentos que vale la pena ver en el Kremlin son la catedral de la Anunciación y la Torre Siuyumbiké, que se destaca por su inclinación (es como una torre de Pisa en versión oriental). Según afirma la leyenda, la zarina Siuyumbikeé se lanzó de lo alto de esta torre a un río para evitar casarse con Iván el Terrible.

Conocer el Palacio de Agricultores

Es un edificio impresionante y de estilo ecléctico, con un gran árbol de bronce en la puerta que representa florecimiento y prosperidad. Constituye un verdadero símbolo de Kazán: vas a encontrarlo en todas las postales turísticas de la ciudad.

El palacio es la sede oficial del Ministerio de Agricultura de la República de Tatarstán. Te recomendamos visitarlo de noche y admirar las luces verdes que se encienden alrededor del árbol.

Visitar el Templo de Todas las Religiones

Este pintoresco complejo está ubicado en el Microdistrito Staroye Arakchino y se compone de varios tipos de arquitectura religiosa, incluyendo una iglesia ortodoxa, una mezquita y una sinagoga, entre otros. Actualmente sigue en construcción; las obras comenzaron en 1992 de la mano del artista local y filántropo Ildar Khanov. ​ La estructura se usa hoy como centro cultural y lugar de residencia para Khanov y sus ayudantes. Khanov es conocido por sus esfuerzos en el tratamiento del alcoholismo, la drogadicción y otras adicciones. ​ Sus actuales y antiguos pacientes lo ayudan a mantener y desarrollar el Templo, ya sea por participación directa en los trabajos de construcción o por medio del patrocinio.

Acariciar el monumento al Gato de Kazán

El Gato de Kazán es el personaje favorito de leyendas y cuentos locales. Se dice que fueron justamente los gatos de Kazán quienes salvaron el Palacio de Invierno de San Petersburgo de una infestación de ratas y que sus descendientes son los felinos que, actualmente, protegen las colecciones del Museo del Hermitage de los roedores.

Por ese motivo, en la calle Bauman, en el centro de la ciudad, se estableció un monumento al Gato de Kazán. Los residentes locales y los turistas consideran que acariciar a la estatua puede traer buena suerte. Así que todos los argentinos que estén en Kazán, vayan a acariciar a ese gato antes del partido ¡POR DIOS!

Admirar la guerra de murales

La ciudad se revolucionó con la llegada de la selección argentina (y de los miles de hinchas) y quisieron homenajear al mejor de todos: pintaron un mural de Messi en el hotel Ramada, donde se aloja el equipo albiceleste.

Y resulta que juuusto a unos pocos metros de ahí, para la Copa Confederaciones en 2017, habían hecho un graffiti muy similar de nada menos que Cristiano Ronaldo. Los jugadores argentinos podrán ver desde sus habitaciones al portugués guiñarles el ojo. No me digan que esa no es una verdadera obra de arte.

Ojalá que puedas llegar a Kazán; ojalá que consigas entradas para el partido; ojalá que además puedas disfrutar de la ciudad. Y, sobre todo, ojalá que ¡GANE ARGENTINA!