Jujuy, de colores y quebradas

En esta #SemanaNorteArgentino, ya pasamos por Tucumán, Salta y ahora toca Jujuy, que cierra el trío amado del NOA. Iniciamos el recorrido por algunos de los lugares que no te podés perder en esta bella provincia, de colores y quebradas.

Tilcara

El Pucará de Tilcara es uno de los lugares más visitados de Jujuy

Este pueblo de Jujuy es conocido sobre todo por el Pucará de Tilcara, los restos reconstruidos de una fortaleza prehispánica ubicada en lo alto de una colina. Fue un lugar ideal para que los aborígenes tilcaras se pudieran defender de los ataques. En el Pucará vas a encontrar varios barrios de viviendas, corrales, una necrópolis y un lugar para ceremonias sagradas, entre otros espacios.

Sin embargo, en nuestra humilde opinión, este no es el mayor atractivo de Tilcara (de hecho, nos impactan más las ruinas de los Quilmes, que son originales). Creemos que lo mejor de Tilcara está en su vida cultural, en las peñas nocturnas. Y les recomendamos fervientemente visitar esta ciudad de Jujuy durante los meses de enero y febrero, durante la época de carnaval.
Lo primero que hay que hacer para comenzar los festejos es desenterrar al diablo del carnaval, un pequeño muñeco que simboliza al sol, quien para los locales es el encargado de fecundar la tierra (Pachamama).

La fe religiosa se fusiona con las creencias populares y lleva a que en el centro y en los alrededores del pueblo comiencen los esperados y excéntricos festejos.
Porque el carnaval es precisamente eso: descontrol, alegría y diversión que llega con el verano y con su época de lluvias. El agua abunda y vale mojarse, aunque sea de noche o haga fresco. La gente abre las puertas de sus casas y tod@s aprovechan la ocasión para disfrazarse con coloridos trajes y disfrutar de las fiestas. Es una experiencia única, así que si pueden, no se la pierdan.

Purmamarca

La postal de Jujuy suele asociarse con Purmamarca y el Cerro de los Siete Colores

Acá sí es absolutamente cierto que lo más extraordinario de Purmamarca es lo más conocido: el cerro de los Siete Colores, aunque es verdad que no entendemos del todo el nombre (nosotros vemos más de 7 colores, ¿ustedes? ¿Se fijaron en la foto de portada de este posteo?).

Este cerro de Jujuy fue originado alrededor de ¡¡¡75 millones!!! de años atrás. Está conformado por sedimentos marinos, lacustres y fluviales que fueron depositándose en la zona durante siglos.

Es un placer ir caminando por las polvoreadas calles de Purmamarca porque, con ese fondo, todo se vuelve mágico. Si van, visiten el cementerio, que está ubicado sobre una colina, decorado con flores coloridas de papel maché (algo típico de todos los cementerios del NOA, como les comentamos en la nota de Salta, cuando hablamos del pueblo salteño de Cachi).

Desde Purmamarca, pueden ir hasta las Salinas Grandes, un lugar que deberían visitar si llegaron hasta ahí. Sobre las Salinas Grandes, que abarcan parte de la provincia de Salta y parte de la provincia de Jujuy, vamos a hablar en un posteo aparte, porque vale la pena. Creemos que son una de las maravillas naturales de Argentina.

Humahuaca

Este pueblo es la entrada a La Puna de Jujuy y se encuentra a casi 3.000 metros de altura, rodeado de bellísimos cordones montañosos que forman parte de la famosa Quebrada de Humahuaca. El nombre viene de los antiguos pobladores del lugar, los omaguacas.

En el centro, frente a la plaza principal, está el impactante Monumento a los Héroes de la Independencia, construido por el escultor Ernesto Soto Avendaño para homenajear al Ejército Argentino del Norte y los Escuadrones gauchos que lucharon por la independencia en la conocida como “Guerra Gaucha”. Si suben las escalinatas, van a tener una vista panorámica muy linda de todo el pueblo. Y si quieren seguir viendo pintorescos cementerios norteños, detrás del monumento se encuentra el de Humahuaca con la hermosa quebrada de fondo.

Frente a la plaza principal, también vas a ver el Cabildo y la Catedral (disposición típica de pueblo), construida en 1631, que posee un altar bañado en oro, aunque nos parece más linda de afuera que de adentro.

No dejes de conocer la noche de Humahuaca, que se pone buena con peñas y algunos bares con onda donde suelen tocar bandas en vivo.

Y fundamental, andá a conocer la Sierra del Hornocal, un lugar no tan conocido que incluimos en nuestra nota Argentina Secreta y que vale la pena conocer. Dicen que tiene 14 colores…

La Quiaca

Llegar hasta la Quiaca se siente como toda una proeza; casi que te caés del mapa de Argentina.

Las dos cosas que más me gustaron de esta ciudad limítrofe fueron la Iglesia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro y la antigua estación de tren, buen lugar para sacarse fotos.

Desde la Quiaca, se suele ir a comprar cosas típicas norteñas a la feria de Villazón, ya en territorio boliviano, porque es mucho más barato que en el resto de los pueblos argentinos (mucho más barato). De ahí van a salir con bolsos coloridos, gorros de coya, sweaters de lana de alpaca, toda la colección norteña.

Otra cosa que puodés hacer es visitar Yavi, un pueblo muy pintoresco a 16 kilómetros de la Quiaca.

Bueno, aquí llegamos al final de este posteo sobre Jujuy. ¿Tuviste la oportunidad de ir? ¿Qué lugar fue el que más te gustó?

Estate atento a los vuelos baratos al norte argentino, porque el NOA es un destino infalible.