Fernando de Noronha, la esmeralda del Atlántico

¿Querés mar de agua cristalina y calentita? Acá lo tenés. ¿Querés playas de arena dorada y fina? Acá las tenés. ¿Querés hacer deportes acuáticos? Acá los tenés. ¿Querés ver delfines y tortugas marinas? Acá los tenés.

¿Qué más necesitás?

Fernando de Noronha está formado por 21 islas e islotes y fue declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco. Para preservar el entorno natural del lugar, el número de visitantes es limitado (sólo pueden entrar 600 personas al mismo tiempo) y hay que pagar una tasa de preservación ambiental diaria para estar en la isla (los menores de 5 años no deben hacerlo). La tasa se puede pagar por Internet antes de tu viaje o directamente en el aeropuerto.

Sus playas se dividen entre el mar de adentro, con aguas que se vuelcan hacia el continente brasileño, y el mar de afuera, con aguas que se vuelcan hacia el Océano Atlántico.

Algunas de sus playas están consideradas entre las más lindas de Brasil y del mundo, como la Praia dos Porcos, la de Leões y la Bahía de Sancho, electa dos veces como la mejor playa del planeta por el Traveller’s Choice Award de TripAdvisor.

Noronha también es uno de los mejores lugares para practicar buceo. Sus aguas claras y de temperatura templada (promedio de 26° C, una hermosura) permiten una visibilidad óptima (hasta ¡50 metros!), con la posibilidad de observar su espléndida vida marina de corales, delfines, tortugas y tiburones. Se puede practicar el buceo por cuenta propia, orientado por instructores locales certificados.

Otro deporte muy practicado en la isla es el surf. Entre los meses de diciembre y febrero, Fernando de Noronha recibe surfistas de todos lados preparados para enfrentar olas que llegan hasta los 5 metros. Las mejores playas para practicar surf son: Cacimba do Padre, Boldró y Conceição.

Hay actividades para todos los gustos en la isla, como caminatas por senderos ecológicos, paseos en barco para la observación de delfines, visitas al Parque Nacional Marino y al Museo del Tiburón, además del proyecto Tamar, cuyo objetivo es preservar a las tortugas marinas en peligro de extinción. Para ver las tortugas, el lugar ideal es Praia do Leão y la mejor época para ir es en primavera.

A quienes les interesen particularmente los delfines, tienen que ir a la Baía dos Golfinhos, que está considerada como el mayor acuario natural del mundo, y es el lugar donde los delfines van a aparearse.

Otra cosa que no pueden dejar de hacer en Fernando de Noronha es disfrutar del atardecer. Les recomendamos admirarlo desde el Fuerte de Boldró, el Mirante Dois Imãos y las playas Conceição y do Porto.

La única manera de llegar a la isla es en avión desde Recife o desde Natal. Les tiramos alto tip: siéntense del lado izquierdo del avión para tener la mejor vista cuando están llegando a la isla.

Con respecto al alojamiento, hay de todo: hoteles, posadas, hostels y casas para alquilar.

En cuanto a la oferta gastronómica, les recomendamos no irse sin probar las populares croquetas de tiburón seco tubalhau y el jugo de cajú.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *