Destinos exóticos y baratos para ir de vacaciones: Irán

El dólar sigue subiendo y nuestras chances de planear un viaje al exterior parecen esfumarse en el aire. Capaz llegarías a sacar el pasaje (en mil cuotas, obvio) pero después no sabés bien cuánto vas a gastar y el solo hecho de saber que tenés que multiplicar todo por 25 (o 30, en el caso del euro) te deprime.

Claro que siempre está la opción de recorrer los increíbles paisajes de nuestro hermoso país, pero si no querés abandonar la ilusión de conocer lugares lejanos con culturas muy distintas, en esta serie de notas te damos algunas alternativas para que puedas hacerlo.

Los pasajes a los destinos que te proponemos suelen ser caros, pero estate atento a alguna oferta de vuelos o sacalos en muchas cuotas porque después vivir ahí te va a salir mucho más barato que quedarte acá. Y en lugar de multiplicar, vas a dividir.

El primero de los países de nuestra lista es Irán. Sí, seguramente se te vengan a la cabeza imágenes no muy felices asociadas con este destino, pero te aseguramos que es seguro, hermoso y vale la pena conocerlo. Así que lo primero que tenés que dejar afuera de la valija son tus prejuicios.

¿Pero es tan barato?

Sí.

Te vamos a dar algunos precios de referencia para que veas lo barato que es, incluso para nosotros.

La moneda de Irán es el rial (hermosos los billetes, ¿no?) Un peso son 1689 riales (así que podés conservar algún rial de recuerdo). A veces los precios figuran en tomanes (que son 10 riales).

Una botella grande de agua sale 10000 riales, o sea, menos de 6 pesos. El jugo natural de zanahoria, muy típico del país, sale 25 mil riales, o sea, menos de 15 pesos.

Podés comer bien en la calle por 50 pesos. Darte el gusto e ir al restaurante más caro y super turístico te puede llegar a costar 200 pesos por persona.

En cuanto al costo de transporte, un taxi desde el aeropuerto hasta el centro sale 150 pesos. La red de colectivos iraní para moverse de ciudad en ciudad tiene precios casi ridículos y los vuelos nacionales también son muy económicos (valen menos de 1000 pesos en promedio).

Un hotel con desayuno sale 800 pesos la noche. Pero lo mejor es parar en casas tradicionales, que es mucho más barato y el trato es más familiar.

Los niños no pagan entrada en ninguno de los puntos de interés turístico (mezquitas, palacios, etc).

Ahora bien, resulta que además de barato, Irán es bellísimo. Es probable que nunca hayas visto las fotos que acompañan esta nota y que cuando las viste no te hayas imaginado que esas imágenes corresponden a Irán.

Este país tiene muchas ciudades hermosas para visitar:

Shiraz

Con más de 3000 años de historia y habiendo sido el corazón de la cultura persa durante siglos, Shiraz está repleta de mezquitas históricas y hermosos jardines. Hoy es la ciudad de la cultura y el arte en Irán, de los poetas, el vino y las flores. Vas a encontrarte con un ambiente joven y muchos estudiantes.

Seguro querés saber dónde está sacada la foto, ¿no? Es en la mezquita Nasir al-Molk, también conocida como mezquita rosa. Una verdadera belleza. La imagen habla por sí sola. Tratá de ir bien temprano así podés ver el efecto del sol al amanecer colándose por los vitrós. La entrada cuesta 120 pesos aproximadamente y vale cada centavo.

La lista de imperdibles de Shiraz es bastante extensa: recorré el bazar Vakil; visitá la tumba de mármol de Hafez, que honra al famoso poeta, y está ubicada en su propio jardín; conocé la fortaleza de Karim Kha, las mezquitas Shah Cherag y Imamzadehye Ali Ebn-e Hamze y los jardines de Naranjestan. Y atención: ¡TODOS LOS IMPERDIBLES DE LA LISTA SON GRATIS!

Persépolis

A sólo 70 km de Shiraz, encontrarás uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del mundo: los de la antigua capital del Imperio Persa. Si vas a Irán, no podés no ir a Persépolis. Contemplá el impresionante Palacio Real, la Puerta de las Naciones o la Gran Sala de Audiencias, construidas por reyes cuyos nombres aún perduran en la historia universal, como Darío o Jerjes.

Podés ir con un tour o por tu cuenta, pero en cualquier caso te recomendamos que contrates a un guía para que te cuente las historias detrás de cada piedra. Aún hay detalles para observar que son impresionantes, así que tomate tu tiempo para recorrer el complejo. La entrada sale menos de 150 pesos y, para que tengas una remota dimensión de lo barato que es Irán, te contamos que la entrada a Petra, en Jordania, por ejemplo, cuesta 1750 pesos.

Isfahán

Es otra parada obligada en Irán. Vas a descubrir una de las ciudades más bellas de Asia. En la plaza del Imam, centro emblemático de Isfahán, está la preciosa mezquita de Lutfallah (también conocida como mezquita de Imam o mezquita de los viernes) y el palacio de Ali Qapu. Además de admirar los monumentos, podés disfrutar también de recorrer los jardines, pasear junto al río y atravesar el puente Sio Si Pol.

Otros lugares que vale la pena visitar en Isfahán son el palacio Chehel Sotún, el gran bazar, el museo de artes decorativas y el barrio armenio.

Tabriz

El gran bazar de esta ciudad es uno de los más grandes y antiguos de oriente. Solía ser el centro histórico del comercio en la ruta de la seda. Tiene la particularidad de que en él convergen vendedores turcos, persas, kurdos y azeríes (grupo étnico de Irán y Azerbaiyán), que comparten el mismo espacio. Perderse en ese laberinto de callejones con techos abovedados espectaculares y puestos repletos de hermosos tapices, mientras sentís el aroma de miles de especias, mezclados con hierbas de té, es una experiencia inolvidable.

Otros puntos turísticos para ver en Tabriz son el Parque Elgoli, la Mezquita Azul y el Mercado del oro.

Yazd

Esta ciudad de adobe y cúpulas turquesa fue, en otros tiempos, un importante foco de la religión zoroastrista. Su centro histórico está incluido en el patrimonio de la UNESCO (Templo de Zoroastro), así como las famosas torres de ventilación, gran invento que permitía refrescar el interior de los edificios en el verano. Hoy en día aún perduran en las afueras las Torres del Silencio, unas atalayas que servían a los fieles para llevar a cabo sus rituales fúnebres; y el Templo del Fuego, donde vas a poder adentrarte en las costumbres de esta milenaria religión.

Por último, y como Irán no deja de ser un destino exótico y desconocido, queremos darte una lista con algunas cosas importantes y curiosidades que está bueno saber antes de viajar:

– Los argentinos necesitamos visa. Sale 40 euros y la embajada iraní tarda entre 7 y 10 días hábiles en expedirla. Importante: en el pasaporte no pueden figurar sellos de Israel.

– No funciona ningún tipo de tarjeta de crédito ni de débito occidental. Todo hay que pagarlo en efectivo.

– En todo el país impera el código islámico de vestimenta, también para los extranjeros. Esto significa que la mujer debe llevar siempre cubierta la cabeza en lugares públicos.  Pero sin paranoias. No hace falta ir tapada por completo con el chador y de riguroso negro. Basta con un pañuelo, todo lo colorido que quieras, que cubra nuca y parte del cabello. Y remeras o camisas de manga larga. En cuanto a los hombres, la única limitación es no llevar pantalón corto.

– Los viernes es el día de fiesta y oración islámico y está todo cerrado; solo algunos bazares abren a la tarde.

– La mejor época para visitar Irán es primavera u otoño. El verano es muy caluroso y el invierno puede ser muy frío en las zonas de montaña.

– Para un viajero o viajera es muy fácil moverse por Irán. Tiene buenas infraestructuras, eficientes sistemas de transporte público y es muy seguro; mucho más que otros destinos occidentales. No hace falta que lleves todo tu viaje programado y cerrado. Irán es un país muy fácil para ir improvisando sobre la marcha.

– El alcohol no existe en todo Irán. No busques porque no vas a encontrarlo. Sí hay cerveza sin alcohol. La llaman malt drinks.

– No tengas miedo con las barreras idiomáticas. En los lugares turísticos suele haber alguien que se defiende en inglés. Y el pueblo iraní es conocido por ser muy hospitalario y amable, siempre es fácil entenderse con ellos.

– No suele haber cortinas en los hoteles. Así que si no tenés intenciones de madrugar, te recomendamos llevar un antifaz.

Bueno, ya sabés que es barato. Ya sabés que hay muchos lugares hermosos para visitar. Y ya sabés algunas cosas importantes para moverte por ahí. ¿Te convencimos? ¿Te animarías a viajar a Irán?