Conociendo Ámsterdam

La ciudad de las bicicletas y los canales es perfecta para pasar un fin de semana, 3 días y 2 noches te alcanzan para recorrerla y no perderte nada. Te dejamos la lista de las mejores cosas para hacer en Ámsterdam:

Andar en bici

En Ámsterdam hay más bicis que personas. Dato real. Así que imagínense que subirse a una bici es una actividad obligatoria para recorrer esta ciudad. La gente va a todos lados en bici. Eso sí, cuando vayan caminando, presten mucha atención de no atravesarse por las bicisendas porque los pasan por encima. Literalmente.

Pasear por los canales

El otro símbolo de la ciudad: los canales. Los más famosos son Prinsengracht, Keizersgracht y Herengracht (claramente, gracht significa “canal” en holandés). Para recorrerlos desde el agua, hay varias opciones de paseos en barco: están los que duran una hora, los que son hop-on, hop-off (significa que podés subirte y bajarte en distintas paradas) y los románticos, que se hacen de noche y suelen incluir degustación de vinos y quesos.

Entrar al Museo de Van Gogh

Para mí, la visita a este museo es imprescindible. Tiene más de 200 pinturas y 400 dibujos de Van Gogh de diferentes periodos, lo que representa la colección más grande del genial pintor holandés. Les recomiendo que compren la entrada que incluye la audioguía, vale la pena para conocer mejor la historia y los detalles de su vida y obras. Otra buena opción es reservar una visita guiada con un experto. El museo abre a las 9 y cierra a las 17, 18 o 19, depende del mes del año y los viernes y sábados, está abierto hasta las 21 hs.

Dato: el gift shop está muy bueno.

Recorrer la Zona Roja

Cuando pensamos en Ámsterdam, pensamos en este barrio, que es famoso por su vida nocturna y está lleno de coffee shops, para quienes quieran consumir libremente marihuana, hongos alucinógenos y otras drogas, sex shops y vidrieras, donde se pueden ver a las prostitutas ofreciendo sus servicios. No tienen que tener miedo de caminar por ahí, es super seguro, pero sí traten con respeto a las mujeres que están trabajando y no filmen ni saquen fotos; cuestión de educación.

Como el barrio rojo está en el centro histórico de la ciudad, pueden aprovechar para conocer Oude Kerk, la primera iglesia de Ámsterdam, y Warmostraat, la calle más antigua.
Otra buena opción para visitar el barrio es hacerlo con un free walking tour. Estos tours se pusieron muy de moda en los últimos años por toda Europa. Los guías son estudiantes de turismo o historia que te cuentan las cosas de una forma entretenida y, al finalizar el tour, vos le ponés el precio a su trabajo, les das lo que consideres justo. Siempre remarcan que “free” no significa que el tour sea “gratis”, sino “libre”. Les recomiendo Sandesman.

Ir a la Plaza Dam

Recién hablábamos de free walking tours. Bueno, todos arrancan o terminan ahí: en la Plaza Dam, que está ubicada en el corazón del centro histórico de la ciudad.

En el centro de la plaza hay un obelisco de 22 metros de altura que rinde homenaje o los soldados holandeses que murieron en la Segunda Guerra Mundial.
También pueden ver el Palacio Real, la Nieuwe Kerk o Iglesia Nueva, el Museo de cera de Madame Tussauds (que está bueno, pero es demasiaaado caro) o la tienda de lujo De Bijenkorf, que da comienzo a la calle comercial más famosa de la ciudad, la Kalverstraat.

Visitar el Mercado de las Flores

Bloemenmarkt es el famoso mercado de flores flotante de Ámsterdam. Su historia se remonta a 1883, momento en el que llegaban al mercado cada día barcos cargados de flores para su venta.

Se encuentra junto al canal Singel y está construido sobre el agua. Podés ir todos los días de 9 a 17 y los domingos empieza a las 11.

Las flores reinas que vas a ver en este mercado son, obviamente, los tulipanes. De hecho, mucha gente se lleva vulvas como souvenirs para replantarlos en su jardín.

Y si sos muy fan de los tulipanes, hacé una excursión a Keukenhof, un precioso lugar en el que vas a poder pasear entre campos con miles de tulipanes de colores. Eso sí, tenés que ir durante la primavera, época de la floración de los tulipanes.

Descubrir el Patio Begijnhoff

Cerca de la plaza de Spui vas a encontrarte con un conjunto de edificios llamado Begijnhoff, fundados en 1346 para albergar una hermandad femenina católica laica. Entre ellos, se encuentra la casa más antigua de Amsterdam, la Houten Huysen, una de las dos únicas casas con fachada de madera que quedan en la capital holandesa. Además, en el centro del patio, hay un hermoso jardín en el que vas a querer sacarte muchas fotos. Cuando vayan, no dejen de ver la Capilla de Begijnhof, la primera iglesia clandestina de la ciudad. El horario de visita es de 9 a 17.

Pasear por el Vondelpark

Es una especie de Central Park, con muchos lagos, espacios verdes, árboles, gente haciendo picnic, deporte, andando en bici y ardillas, claro. Además, tiene un hermoso teatro al aire libre y algunos restaurants y cafés para sentarse a tomar algo y disfrutar del día.

Si van, aprovechen para conocer la plaza Leidseplein, llena de artistas callejeros, terrazas y negocios de ropa.

Otros parques muy lindos para visitar son el Rembrandtpark y el Westerpark.

Conocer el Museo/Casa de Anna Frank

A veeeeer. Es uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad, sí. Es uno de los lugares más visitados de la ciudad, sí. De hecho, cuando vayan, ármense de paciencia porque hay cola, siempre. Y saquen la entrada online para elegir el rango horario y no tener que hacer taaaanta cola. Y paseen por el barrio Joordan, que para mí es el más lindo, con el canal más lindo (el Brouwergracht), callecitas estrellas y hermosos jardines.

Ahora me la voy a jugar y les voy a decir que, si tienen solo 2 días en Ámsterdam, mi recomendación es que no vayan (no me odien). Van a perder mucho tiempo haciendo la fila y la verdad es que, salvo que sean super fanáticos del libro (el cual leí varias veces y amo), es solo una casa, exactamente igual a todo el resto de las casas de Ámsterdam. La parte que a mí más me gustó fue la exposición de muchas ediciones del libro en idiomas inimaginables. Eso me hizo pensar en la trascendencia que tuvo un diario de una chica de 12 años. Es sorprendente y admirable.

Probar las comidas típicas locales

Ámsterdam es famoso por sus quesos y hay queserías por todos lados, así que, pues, prueben. Otros platos típicos son: la erwtensoep (sopa de arvejas), las bitterballen (unas croquetitas super ricas) y el broodje haring (un bocadillo de arenque). Y una recomendación para quienes sean golosos: vayan a “Winkel” a probar la torta de manzana con crema. Es una locura.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *