¿Por qué hay tan pocas pilotas de avión?

¡Dios mío! ¡Es una mujer!  es el título de la autobiografía de Nancy Bird-Walton, primera mujer piloto australiana y pionera de la aviación comercial. Esa fue la frase que le dijo un señor cuando vio que ella estaba al mando de la cabina.

Mujeres como Bird-Walton abrieron el camino para que otras pudiesen dedicarse a la aviación. A pesar de que el panorama cambió mucho respecto a épocas pasadas, en la actualidad sólo el 3% del total mundial de pilotos son mujeres.

En Argentina, hay 22 pilotas y 1623 pilotos, de acuerdo a datos del ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil).

¿A qué se debe esta abismal diferencia?

En primer lugar, a razones históricas, ya que en el pasado la aviación era del ámbito militar exclusivamente y cuando ésta pasó a ser civil también, muchos de los pilotos militares pasaron a encargarse de la aviación comercial.

Otro de los motivos es la crisis económica, que afectó a todos los sectores, pero, aún más, al de la aviación, provocando una menor demanda de cursos de formación y de profesionales.

Sacar una licencia de piloto supone una dura tarea. Además de por su complejidad, porque sale mucha guita. Vale aclarar que no existe en Argentina ni en Sudamérica una universidad de vuelo ni una carrera terciaria. Por lo tanto, quien quiera dedicarse a esta profesión tiene que pagar el curso de forma privada y acumular horas de vuelo (se necesitan 1500 para Transporte de Línea Aérea), lo que no resulta nada barato.

Por otro lado, está el tema de la maternidad. Cuando las pilotas avisan que están embarazadas, se les retira la licencia psicofísica y no pueden pilotear ni ser tripulantes de cabina, porque volar se considera una actividad de riesgo para el feto. Sin embargo, siguen cobrando el sueldo durante el embarazo y tienen cubiertos los dos primeros meses después del nacimiento con alternativas para prorrogar la licencia. Además, en el período de lactancia, se les reduce la jornada laboral y tienen la posibilidad de evitar los vuelos internacionales para no pasar la noche fuera de casa.

A pesar de que la diferencia entre los géneros en el comando de la aviación sigue siendo enorme, es un hecho que hoy hay más mujeres pilotos que antes. En Argentina, según el ANAC, hay un 22% más respecto de 2015.

Ojalá que esa tendencia siga en aumento.

¿Ustedes vieron pilotas en alguno de los viajes que hicieron en avión?

Fuentes: El Mundo y Clarín