El secreto de la felicidad es viajar

Cuando te preguntan si te recibiste, si te vas a mudar, o si pensás comprarte un auto, sabemos que adentro de tu cabeza hay miles de cosas que se te ocurren contestar. Sin embargo, hay algo tenés más que claro: ninguna de esas cosas te compra el alma de felicidad plena. 

Para vos, reventar la tarjeta es cargarla de cuotas para un aéreo, o para reservar el hotel que tenés pensado visitar hace mil años. Porque, claro: la felicidad está en vivir experiencias, y en descubrir lugares que están más allá de lo que conocés. 

Si corrés con el alquiler, te estresás en el trabajo, o te agotás yendo a cursar, es hora de que te tomes un brake. Elegí el destino, poné fecha, desconectate del celular, dejá el reloj en tu casa, y olvidate de preocuparte. Cuando viajás, empezás a salir de lo cotidiano, y te encontrás con el mundo. Tu mente va grabando momentos que perduran en el tiempo, mientras que, un par de zapatillas o una remera, se desgastan con el tiempo (literalmente).

No es puro verso; muchos estudios afirman que la gente es considerablemente más feliz antes y durante un viaje, que cuando va de compras. Anotá: según Shawn Achor “Un viaje bien planificado aumenta hasta un 94% las posibilidades de regresar al trabajo con más ganas, energía y felicidad”. 

Es que viajar no es sólo tirarte en la playa y volver carbón a tu casa. Es la ansiedad previa a llegar al aeropuerto, el miedito que te agarra cuando está por despegar el avión, la diversión de buscar el destino que vas a recorrer al día siguiente, el relax en el hotel… y podemos seguir hasta mañana. 

En un all inclusive o de mochilero, te podemos asegurar que, una vez que encontrás tu lugar en el mundo, no va a haber nada tan lindo como planear tu próxima visita hasta ahí.

Todos los viajes son diferentes; si sos de los que recorre una y otra vez el mismo destino, sabés que siempre te encontrás con gente y vivencias nuevas.

¿La posta?

Con un viaje, no sólo te enriquecés cultural y emocionalmente, sino que vas a ir formando tu identidad y tus planes para el futuro.

Se nos ocurren miles de excusas para viajar hoy. ¿Cuál es la tuya?