Rituales de fin de año

Supersticioso, ¿quién? Si de cábalas se trata, con tal de arrancar el año bien arriba, somos capaces de seguir los rituales de fin de año más insólitos. Hoy te dejamos una lista de los más curiosos del mundo, para que vayas eligiendo cómo vas a pasar el 2018.  Y sí, es creer o reventar.

Dejar ofrendas al mar

En Río de Janeiro, los habitantes celebran la Fiesta de Lemanjá (diosa del mar) el 1 de enero de cada año. Para eso, tenés que meterte al mar, y arrojar gladiolos blancos para la paz, rojos para el amor y amarillos para el dinero.

También podés aprovechar para escribir y tirar una carta en el mar, en la que pedís algún favor a Lemanjá para el año que entra.

Un datito: si tenés ganas de pasarla bomba el 31 a la noche, sin dudas, viajar a Río es la mejor opción.

Entrarle a las uvas

Desde latinoamérica y España, llega la tradición de comer uvas durante las doce campanadas que marcan el inicio del Año Nuevo, simbolizando cada mes. Y si te pinta, también podés pedir un deseo.
Comer lentejas

En Italia, muchos siguen la tradición de colocar un plato de lentejas en la mesa, simbolizando la riqueza: cuantas más  comés, se supone que más dinero vas a ganar el año que viene (si te sale mal, podés seguir trabajando tranquilo).

En Venezuela, por otro lado, comer lentejas en esa fecha, significa atraer prosperidad, y también que no falte alimento en la mesa.

Romper vajillas

No lo hagas con las que te trajiste de la otra punta del mundo en tu último viaje, pero sí con algunas que tengas media maltrechas en casa. En Dinamarca, es tradición romperlas luego de la cena de noche vieja.

Si lo pensás hacer, tenés que romperlas contra las puertas de las casas de tus seres queridos. Aunque no parezca, simboliza cariño y buenos deseos.

Usar ropa con lunares

En Filipinas se asocian los lunares de las prendas con monedas. Por eso, el 31 de diciembre se suele vestir ropa con lunares, con una pequeña clave: las prendas tienen que tener bolsillos en los que puedas meter monedas, que tendrías que hacer sonar cuando sean las 00.00 am del 1 de enero. Los lunares no están muy a la moda, pero, ¿quién te dice? Quizás el 2018 sea tu año de suerte.

 

“First footing”

Según esta tradición inglesa, tenés que ser el primero en visitar a algún familiar o amigo muy cercano tuyo, luego de las 12 campanadas de media noche. Así, vas a atraer los mejores augurios para el año próximo.  Pero bancá; además tenés que llevarle a esa persona unos regalitos muy especiales: comida, carbón para el fuego, y dinero.

Quemar cosas viejas

No sólo en Perú, Honduras o Ecuador se suelen quemar cosas para esta fecha: sabemos perfectamente que, en Argentina, el muñeco de Año Nuevo es una tradición intocable. En esos países, también se suelen prender fuego ropa y muebles, especialmente aquellos que representan toda la mala onda del año que se va.

Armar las valijas (el que más nos gusta de todos)

Si AMÁS viajar (como nosotros), es de buen augurio salir a dar una vuelta de manzana con una valija armada, justo después de que el reloj anuncie el año nuevo. En México, Venezuela y Colombia es furor, y se cree que así el Año Nuevo te va a deparar muy buenos viajes.

Poner pituca la casa

En Japón existe la tradición de decorar los hogares, usando ramas de pino (que simbolizan longevidad), tallo de bambú (prosperidad) y ciruelo (nobleza).

Prender velas de colores

Seguro que a esta ya la escuchaste mencionar varias veces, pero es tan popular que (supongamos) nunca falla. Ahora, elegí bien los colores, según lo que quieras lograr en el 2018:

  • Velas amarillas: prosperidad
  • Velas rojas: amor
  • Velas blancas: espiritualidad
  • Velas verdes: salud
  • Velas naranjas: sabiduría

Usar ropa blanca

En Año Nuevo, cuando se llenan las redes de selfies de gente con ropa blanca, no es de puuura casualidad. Este color simboliza la salud y la espiritualidad, por lo que, si tenés que elegir qué ponerte para festejar el 2018, ¡evitá el color negro!
Ahora llega la parte más entretenida. ¿Tenés tus propios rituales? ¡Contanos!