¿Por qué no hay mosquitos en Disney?

En el mágico mundo de Disney no hay mosquitos. El reino de la felicidad, los sueños cumplidos, los juegos y la diversión garantizada no puede tener nada desagradable. Y si hay algo desagradable son los mosquitos, ¿no?

Está todo fríamente calculado desde hace muchos años para que no haya un solo mosquito en el parque.

Resulta ser que el Sr. Walt Disney había comprado miles y miles de hectáreas de tierra en la parte central de Florida y cada parte de ellas era un pantano cálido y húmedo, lleno de cocodrilos y, por supuesto, de mosquitos.

¿Qué hizo Walt?

Contrató a un experto para combatirlos, obviamente. En la Feria Mundial de Nueva York de 1964, se reunión con William Everett Potter, un general retirado del ejército, graduado del MIT, experto en ingeniería y especialista en el control de plagas. Potter se había vuelto experto en la materia cuando trabajó como gobernador de la zona del Canal de Panamá, un área conocida por los mosquitos que transmiten malaria. Él sabía muy bien que el camino para eliminar los mosquitos no era matar a los adultos, sino prevenir la formación de larvas. El camino era hacer de Walt Disney World un área inhóspita para que los mosquitos pusieran sus huevos.

¿Cómo lo logró?

Los mosquitos ponen sus huevos en agua estancada (es por eso que el pantano es el caldo de cultivo ideal para ellos) Entonces, había que evitar que el agua se estancara.

Potter lo hizo de varias maneras:

– Supervisó la construcción de zanjas en los terrenos del parque para que el agua no se acumulara, zanjas que aún están en uso hoy.

– Hizo que toda el agua dentro de los parques estuviera en movimiento (¿lo notaron?)

– Ideó una forma determinada para que todas las construcciones del parque, desde hoteles hasta atracciones, no permitan que el agua se acumule.

– Se aseguró que las plantas del parque tuvieran hojas que no alojaran agua estancada, sino que permitieran que el agua fluya.

¡Esta gente está en todos los detalles! Bueno, ya sabés, cuando vayas a Disney hay algo que no hace falta que metas en la valija: repelente.

 

Fuente: Intriper

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *