Las tradiciones navideñas más extrañas del mundo

En Argentina, si el día está lindo lo pasamos con amigos o familia, tomando algo fresco en la pileta y a la noche nos preparamos para pasarlo en familia. En algunos países, sin embargo, tienen tradiciones navideñas un tanto extrañas. Te invitamos a descubrirlas.

¡Atar a los padres! (Antigua Yugoslavia)

Algunos días antes de Navidad, en los países balcánicos los niños y niñas se acercan a sus madres sigilosamente y la atan al grito de “Día de la madre, día de la madre. ¿qué darás para que te dejemos en libertad?” (Nos dijeron que esta frase en yugoslavo rima.)

Las mamás de los pequeños secuestradores se lo toman con humor y a cambio les dan regalos a cambio de su libertad. Algunos días después, repiten la misma estrategia con su padre, que también les da regalos.

Esconder las escobas (Noruega)

Según la leyenda, en las vísperas de Navidad, las brujas y espíritus diabólicos salen de sus escondites. Las familias, antes de irse a dormir, guardan las escobas para que a ninguna bruja se le ocurra visitar su casa.

¡Pollo frito de KFC! (Japón)

No es novedad que el país nipón no celebra Navidad, pero sí festejan el 23 de diciembre en Kentucky Fried Chicken (KFC). Desde 1974, luego de una exitosa campaña publicitaria de KFC, la mayoría de los japoneses quedan con familiares o amigos para comer pollo frito. El menú está personalizado con motivos navideños.

 

El Caganer (Cataluña)

Si viajaste a Cataluña, lo viste. Es sin lugar a dudas la figura del pesebre preferida de todos los niños.

Apodado “Caganer”, esta figurita de belén, inventada a principios del siglo XVIII, representa a un pastorcito con la típica gorra catalana y los pantalones bajos, en posición de defecar. En definitiva una de las tradiciones navideñas más extrañas que hemos visto.

¿Vos conocés más tradiciones navideñas extrañas? Te leemos.