La moda del Tanatoturismo, los tours del morbo

Un paseo por Chernóbil, unas selfies en Auschwitz, una visita a la antigua cárcel de Alcatraz… el Tanatoturismo o “Turismo Dark” es un hit en todo el mundo. El nombre viene del griego antiguo Tánatos, que era la personificación de la muerte.

Para algunos, el interés es revivir hechos importantes de la historia; para otros, es puro morbo.

La mayoría de la gente suele ser respetuosa en estos lugares, pero siempre hay algunos desubicados. Es por eso que, en marzo de 2019, la cuenta oficial de Twitter del museo de Auschwitz publicó: “Cuando venga a Auschwitz, recuerde que está en un lugar en el que fueron asesinadas más de un millón de personas. Respete su memoria. Hay lugares mejores para aprender a andar sobre una viga que en un lugar que simboliza la deportación de cientos de miles de personas hacia su muerte”.

Por su parte, el turismo de Chernóbil crece a pasos agigantados a partir del éxito rotundo de la serie de HBO; se multiplicaron las agencias que ofrecen tours por los escenarios del drama nuclear de la antigua Unión Soviética y se espera la visita de 100.000 turistas este año.

Otro lugar que está en la lista del Tanatoturismo es la cueva Tham Luang, donde 12 niños tailandeses quedaron atrapados en 2018. Pasaron 10 días sin comida y sumergidos en una oscuridad absoluta.

Después podríamos agregar al Osario de Sedlec, ubicado en la ciudad de Kutná Hora, una de las más populares excursiones desde Praga. Está completamente decorado a base de 40.000 esqueletos humanos, colocados “artísticamente” para formar la decoración y el mobiliario de la capilla y atrae a miles de turistas de todo el mundo.

Argentina, por su parte, tiene su propio lugar fetiche del Tanatoturismo: el penal de Ushuaia, también conocido como la cárcel del fin del mundo, que funcionó desde 1902 hasta 1947. En la visita guiada, te van a contar la historia de Cayetano Santos Godino, apodado el Petiso Orejudo, un joven psicópata que protagonizó los primeros asesinatos en serie de la Argentina. También van a mencionar al anarquista Simón Radowitzky, condenado a cadena perpetua por el atentado que mató en 1909 al jefe de policía Ramón Lorenzo Falcón, y a Miguel Ernst, autor material del asesinato y descuartizamiento de su socio Conrado Schneider, encontrado por partes en los Lagos de Palermo.

¿Visitaste alguno de estos lugares? ¿Te gustaría?

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *