Hotel vs. Hostel

¿Pata o pechuga? ¿Vino o cerveza? ¿Chocolate o dulce de leche? ¿Playa o montaña?

Grandes dicotomías de la vida cotidiana.

En un rincón, tenemos al hotel. Su peso se mide por estrellas. Valoramos la ubicación, la cama, la presión de la ducha y, sobre todo, el desayuno. La primera comida del día es fundamental y todos lo sabemos.

En el otro rincón, el hostel. Espacio de encuentro. Facilitador de nuevas amistades. Valoramos las instalaciones (cocina y bar), la limpieza, el nivel de copadez de los empleados y huéspedes, y, obvio, el desayuno (en caso de que venga incluido).

A simple vista, parecería ser que el hotel gana por knock out. En el hotel dormís solo (o con tu pareja), en el hostel compartís la habitación (aunque sabemos que hay excepciones de habitaciones privadas en hostels, vamos a las generalidades). Este es el ancho de espadas que tienen los partidarios del hotel. “No me tengo que estar preocupando por dejar las cosas en un locker con llave”/ ”Puedo dormir tranquila sin escuchar los ronquidos u otros ruidos molestos que mejor no especificar de parte del resto de los huéspedes de la habitación”. Por favor comenten con anécdotas al respecto, gracias.

Otra diferencia a favor del hotel: ahí te hacen la cama y te cambian las toallas del baño, en el hostel no. Es cierto que cuando te vas de vacaciones querés que te mimen, pero tampoco es tan grave hacerse la cama, ¿no?

El hostel también tienen sus ventajas che. Ahí tenés la chance de cocinar, en el hotel no. Salvo que sea un apart hotel que tenga cocina. Eso hace que, además del valor usualmente menor que ya sale el hostel de por sí, le agreguemos la posibilidad de abaratar aún más los costos comprando algo para cocinar en el supermercado. En muchas ciudades del mundo, comer afuera en restaurantes es carísimo y le desbarata el presupuesto a cualquiera. Peeeero siempre existen alternativas más económicas igual, como comer en puestitos callejeros. Es cuestión de rebuscárselas.

El hostel también tiene su ancho de espadas, qué se creen. Es la vida social. Para los que viajan solos, por ejemplo, dormir en un hostel es ideal para conocer gente y hacerse amigos de todas partes. Está bueno también para intercambiar opiniones sobre qué cosas hay para hacer en el destino en el que estás o al que vas a ir. Es re común ir encontrándote con gente que viene del lugar adonde vos vas, así que el hostel es como un templo de trueque de experiencias viajeras.

Algunos dicen que el hospedaje en hostel tiene su fecha de vencimiento. Que es algo para hacer cuando sos joven y estás en condiciones de bancarte alguna noche que otra sin dormir. ¿Estás de acuerdo con eso? Es cierto que ir con niños a un hostel se complica bastante…

También dicen que hay destinos que son más para hotel y otros que son más para hostel. ¡Habría que hacer una lista!

Y vos, ¿de qué lado del ring estás? ¿Hostel u hotel?