Hoteles en PARÍS

Muy pocos viajeros pueden explicar con palabras qué es lo que hace a París tan especial, es que la única forma de entender la magia de la capital francesa es visitándola. ¿Es tu primer viaje? No hay nada más emocionante que llegar a París por primera vez y comprobar que todo lo que habías imaginado, se ve completamente superado. Recorrer los Jardines de las Tullerías, subir a la Torre Eiffel y ver París desde allá arriba, entrar al Louvre por la mañana y salir de noche, pasear por los Champs-Élysées, entrar a una boulangerie y que todo nos tiente, probar unos macarrons y entender que sí existe el dulce perfecto, cruzar el Puente de las Artes, disfrutar de los artistas callejeros… Podríamos seguir indefinidamente. ¡Amamos París!


¿Seguís buscando motivos para visitarla? París es romántica, alegre, bohemia y sofisticada, es un placer para los amantes del arte y para los sibaritas, es auténtica y cosmopolita. Es una ciudad que no admite itinerarios, porque el mejor plan es simplemente recorrerla. No importa si vas en pareja, en familia o sólo: París siempre es el mejor plan.

Dónde hospedarse en PARÍS


París es una gran ciudad, con zonas elegantes, barrios bohemios y algunos sectores que se consideran peligrosos. La ciudad se divide en arrondissements, o vecindarios. Si estás buscando hoteles en París, la mejor zona para hospedarte es dentro de los arrondissements 1, 2, 4, 7 y 8, donde se concentran los principales puntos de interés de la ciudad, como la Place du Concorde, la Torre Eiffel, el Museo d'Orsay, la famosa avenida de Champs-Élysées, el Museo del Louvre y el coqueto barrio Le Marais.

Para conseguir hoteles baratos en París, podés ampliar tu búsqueda a zonas como la Place de la République y Montmartre, muy bien conectadas a través del metro y con precios mucho más bajos que el área del centro. Los hoteles en París son caros y suelen tener habitaciones más pequeñas que en otras ciudades europeas. Aún así, París es una de las ciudades más visitadas del mundo y por este motivo es necesario reservar con bastante anticipación, para conseguir hoteles con buena relación precio-calidad.

5 razones para conocer PARÍS

  • Visitar el Louvre. Es verdaderamente un museo fascinante y es tan grande que resulta imposible recorrerlo en un día, por lo que es necesario planificar la visita y decidir de antemano qué obras querés ver.
  • Probar las crèpes y los macarrons. Estas auténticas delicias son un must para los golosos y se consiguen en cualquier pattiserie. Las crèpes se venden también en puestos callejeros. Te recomendamos especialmente la crèpe nutelle, rellena de nutella.
  • Pasear sin rumbo por Montmartre. A veces es mejor dejar de lado los itinerarios y dejarse llevar por la curiosidad. En este barrio bohemio, lo mejor es disfrutar del paseo, mientras conocés lugares como la Place du Tertre –donde muchos artistas parisinos venden sus obras– y la imponente Basílica del Sacré-Cœur.
  • Hacer un picnic en los Jardines de las Tullerías. Están frente al Louvre y son el escenario perfecto para un picnic primaveral o veraniego (en invierno hace mucho frío), rodeado de caminitos, fuentes y hermosas estatuas. Hay asientos de uso libre y zonas de pasto.
  • Subir a la terraza de las Galeries Lafayette. Estas lujosas galerías son una visita casi obligatoria en París. Todo acá es sofisticado, desde la ropa que se vende hasta los vitrales de la gran cúpula. Pero lo mejor es su terraza, desde donde se obtienen una de las mejores vistas panorámicas de la ciudad. Y lo mejor de todo: ¡es gratis!

Consejos para viajar a PARÍS


  • La mejor forma de moverte por la ciudad es con el metro de París. El boleto individual cuesta 1,8 € y hay pases de 10 viajes por 14,40 €. Si vas a estar varios días, te conviene comprar la tarjeta Passe Navigo (5 €) con viajes ilimitados por el período y zona que elijas. La tarjeta turística Paris Visite también incluye viajes ilimitados durante su tiempo de validez (1, 2, 3 o 5 días).
  • Cuando busques hoteles en París, elegí uno que esté cerca del metro. Es vital para moverte por la ciudad de forma rápida y sin gastar mucho.
  • Si llegás a París en tren, lo más probable es que termines en la estación Gare du Nord, en el centro geográfico de la ciudad. La estación es conocida por ser insegura: son muy comunes los hurtos, así que ¡nunca pierdas de vista tu equipaje!
  • La mayoría de los vuelos a París procedentes del exterior llegan al Aeropuerto Roissy Charles de Gaulle. La forma más económica para llegar al centro de la ciudad es en los trenes RER de la línea B. Van hasta la estación Gare du Nord por 9,10 € y el mismo boleto sirve para tomar el metro, con destino final a tu hotel.
  • ¡No dejes de visitar Versailles! Si vas a estar más de 4 días en París, es un tour que no te podés perder. Dura todo el día pero realmente vale la pena, especialmente si vas con un guía que te cuente todo con lujo de detalles.
  • Si estás en París y querés conocer otro destino de Europa, una buena opción es ir a Bruselas. Está a sólo 1 hora y 22 minutos en tren, lo que nos da la posibilidad de ir y volver en el día.